jueves 02.07.2020

Lamy se presenta a su segundo mandato en la OMC sin rivales al puesto

El director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy, no ha encontrado rival en su búsqueda de un segundo mandato al frente de esta entidad, que enfrenta un periodo difícil por el fracaso en concluir la actual ronda de negociaciones comerciales en los plazos previstos. Lamy tiene prácticamente asegurada su reelección después de que ninguna candidatura alternativa se presentara hasta el pasado 31 de diciembre, cuando concluyó el plazo correspondiente, confirmaron ayer fuentes de la OMC.

Antes de ser responsable de la OMC (función que ejerce desde el 1 de septiembre del 2005), el francés Lamy fue comisario europeo de Comercio y, como tal, uno de los principales negociadores de la Ronda de Doha.

Ante la falta de oponentes, la reelección de Lamy se presenta como un proceso tranquilo, muy diferente de las dos elecciones anteriores, que fueron muy disputadas y dieron lugar a una suerte de división Norte-Sur (países industrializados y en desarrollo) en el interior de la organización.

Esta vez el escenario será distinto y la reelección de Lamy debería realizarse por consenso de aquí al 31 de mayo próximo, dando así una mayor continuidad a las negociaciones de la Ronda de Doha, lanzadas en el 2001 y que llevan cuatro años de retraso.

Ante la candidatura única de Lamy, el presidente del Consejo General de la OMC (órgano que reúne a los 153 países miembros) deberá realizar consultas con las delegaciones y establecer los detalles del proceso de designación.

La decisión puede esperar hasta fines de mayo, pero ese plazo incluye unas semanas para que los candidatos hagan sus campañas y una serie de deliberaciones entre los países, dos etapas que ahora resultan innecesarias.

Lamy ha prometido sacar adelante las negociaciones comerciales de Doha, en las cuales los gobiernos han invertido mucho tiempo y recursos, pero que están obstaculizadas por la imposibilidad de hacer converger una multitud de intereses muy diversos y, en muchos casos, opuestos de los países.