lunes 16.09.2019

Jornada 17. El día en que Trapero soltó lastre

La decimoséptima jornada ha permitido ver cómo el máximo responsable de los Mossos, acusado en otro procedimiento, se ha desmarcado de los planes independentistas y ha cargado contra el Govern de Carles Puigdemont, a quien instó a frenar el 1-O y cuya detención tenía preparada

Jornada 17. El día en que Trapero soltó lastre

LA FRASE DEL DÍA: "Habíamos tenido conocimiento de lo que había ocurrido en el Parlament, (...) de una cierta gravedad, y nos poníamos a disposición del órgano judicial por si ordenaban algún tipo de acción en ese sentido, acciones que teníamos previstas dos días antes", como "la detención del president y de los consellers si se nos ordenaba", ha señalado Trapero.

LA IMAGEN DEL DÍA: La de un mayor de los Mossos d'Esquadra, serio, vestido de traje y corbata oscura, sentado frente a un tribunal en calidad de testigo, a escasos metros de la Audiencia Nacional, donde será juzgado próximamente por rebelión.

A su lado, su abogada, Olga Tubau. Togada y con bolígrafo en la mano, ha estado tomando notas durante toda su declaración y con gesto serio ante algunas preguntas del fiscal.

Y más a la izquierda, el conseller Joaquim Forn, uno de los principales perjudicados de la declaración (Trapero le ha llamado "irresponsable"), observaba muy atento al que fue su subordinado con cierta seriedad, desde el asiento que ocupa a las espaldas de su abogado.

EL PROTAGONISTA: Trapero. Poco después de las 11.00 horas, ha despejado las dudas anunciando que declararía pese a estar procesado en la Audiencia. Como hiciese allí en varias ocasiones, hoy ha vuelto a defender la actuación de los Mossos, ha asegurado que advirtieron al Govern de los problemas de seguridad que podían surgir el 1-O y ha llegado a decir que estaban preparados para detener a Puigdemont y a los consellers si así se lo ordenaban.

Y aún más. Ha revelado que días antes al 1-O les instaron a "cumplir la ley" porque la policía autonómica no "iba a quebrar nunca con la legalidad ni con la Constitución" ya que no acompañaban "el proyecto independentista". "Hagan el trabajo que tengan que hacer", les dijo el expresident.

LA ANÉCDOTA: Es más que eso. El Supremo ha impedido que la Fiscalía pudiera preguntar a Trapero por la reunión en que emplazó al Govern a cumplir la legalidad, después de que Vox, la única acusación que proponía al mayor como testigo, obviara esa comprometedora pregunta.

La sala ha invocado el artículo 708 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que establece que el interrogatorio de un testigo debe acotarse a las cuestiones que plantee la parte que haya solicitado su declaración.

Perseverante, el fiscal Javier Zaragoza ha llevado a Trapero por otros derroteros para acabar adentrándose en el asunto de la reunión, sin éxito alguno. El presidente del Tribunal, Manuel Marchena, ha atajado su interrogatorio por "manifiestamente impertinente" después de que el abogado Xavier Melero protestara: "El fiscal está saliendo por la puerta y entrando por la ventana".

Pero la sala se guardaba una bala en la recámara: el bis del artículo 708, que permite interrogar al tribunal tras un interrogatorio. Marchena lo ha hecho y ha arrancado a Trapero uno de los grandes titulares del día, su emplazamiento al Govern a cumplir con la ley frente al 1-O.

AGENDA: El juicio continúa el próximo martes a las 9.30 horas con la declaración como testigo a Felipe Martínez Rico, entonces subsecretario de Hacienda, y varios guardias civiles, entre otros. 

Comentarios