PIDIÓ VARIAS ÓRDENES DE ALEJAMIENTO

Jessica Bravo, asesinada tras rehacer su vida

Una joven de 28 años fue asesinada en la calle a tiros el pasado miércoles en Elda, Alicante, por su expareja contra la que pesaba una orden de alejamiento. Los hechos sucedieron delante del hijo de ambos que corrió llorando al colegio para pedir ayuda

Jessica Bravo Cutillas. | Facebook
Jessica Bravo Cutillas. | Facebook
Jessica Bravo, asesinada tras rehacer su vida

Jessica Bravo Cutillas salió el miércoles de su casa por la tarde para ir a buscar a su hijo al colegio Santo Negro de Elda, en Valencia. Soltera, madre y con 28 años tenía toda una vida cuando salió de su vivienda situada en Monforte del Cid no sabía que sería la última vez que pisaría esa casa. Imanol Castillo Sánchez, de 31 años y expareja de Jessica, disparó cinco veces contra ella. El asesinato se produjo delante del hijo de ambos, frente a la puerta del colegio de Elda donde Jessica recogió por última vez al pequeño.

Jessica -Jessy, como la conocían sus familiares y amigos cercanos- estudió en colegio de Jorge Juan y, más adelante, en el IES Las Norias. Todas las semanas, Jessica, junto con su grupo de amigas y hermanas, caminaban juntas al colegio. Una de ellas, María Dolores Berenguer, se convirtió en la alcaldesa de Monforte del Cid. El pasado jueves, tras producirse los trágicos hechos, recordaba entre lágrimas a su amiga, una persona valiente y alegre.

A sus 28 años, decidió instalarse definitivamente en una vivienda ubicada en el municipio alicantino de Monforte del Cid. Allí inició una relación con Imanol, un joven aficionado al culturismo con el que convivió seis años al que conoció en Vinalopó. De ese noviazgo, nació un hijo.

Sin embargo, en cierto momento, Imanol comenzó mostrarse agresivo y, tras varios episodios de maltrato Jessica decidió cortar la relación. En 2014, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) hace constar el primer antecedente judicial de Imanol por un caso de violencia machista. Sin embargo, el asunto nunca llegó a juicio y acabó absuelto. Dos años más tarde, el asesino de Jessica volvió a ser condenado por lesiones en el ámbito familiar. En el juicio, éste reconoció los hechos y acabó condenado a 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad. Al mismo tiempo, el juez fijó la primera orden de alejamiento respecto a Jessica.

Pasado el tiempo, Jessica volvió a presentar varias denuncias contra él y, finalmente, este verano decidió terminar la relación con el padre de su hijo. Ambos pactaron un régimen de visitas por el menor y todo parecía seguir una línea pacífica.

Sin embargo, la tensión volvió a la vida de Jessica a principios de noviembre cuando volvió a presentar una denuncia contra él el pasado 2 de noviembre después de que un mes antes, la llamase varias veces por teléfono e ignorando, por lo tanto, la orden que pesaba contra él. Ese mismo día, el juez impuso una orden de alejamiento que le impedía a Imanol acercarse a Jessica a menos de 300 metros así como comunicarse con ella.

Tras alejarse de Imanol, Jessica se trasladó a una casa nueva y encontró trabajo en un restaurante de su familia. Con un hijo, nuevo trabajo, un nuevo lugar de residencia y la justicia de su parte, la joven había rehecho su vida. Aun así, todos los esfuerzos de Jessica de volver a la normalidad fueron en vano. Imanol fue detenido el pasado martes por volver a incumplir la orden de alejamiento. Sin embargo, al día siguiente fue puesto en libertad y fue directamente a por Jessica.

Imanol, un hombre culturista, obsesionado con los gimnasios y aficionado de los coches y del fútbol sala, decidió presentarse a las 17.00 en el colegio Santo Negro de Elda donde volvió a verse las caras con Jessica a pesar de la orden de alejamiento. Sin ningún miramiento, éste disparó en cinco ocasiones a su expareja delante del hijo menor de ambos que entró en el colegio gritando a pedir ayuda. En el centro se vivieron momentos de pánico. Inmediatamente después, Imanol se subió en el vehículo de Jessica y se estrelló contra el muro del centro. Tras el accidente, se disparó en la boca.

Los servicios de Emergencia atendieron en el lugar tanto a Jessica como a Imanol. Jessica fue trasladada al hospital más cercano donde entró en muerte cerebral. 24 horas más tarde fallecía. Por su parte, el Samur solo pudo certificar la muerte de Imanol en el lugar de los hechos.

Como consecuencia de este asesinato, el Gobierno Valenciano anunció ayer jueves que se compromete a revisar los protocolos seguidos por la víctima para comprobar si ha habido fallos en el caso de Jessica. Mientras tanto, el delegado del Gobierno en Valencia, Juan Carlos Moragues, ha pedido una “refleción colectiva” para evitar que el desenlace de Jessica no se vuelva a repetir.