Miércoles 18.07.2018
ANDALUCíA

La investidura de nunca acabar

Con el debate sobre la investidura de Susana Díaz en el horizonte (4 y 5 de mayo), transcurren unas complicadas negociaciones entre los socialistas andaluces y las demás fuerzas andaluzas. Mientras el PSOE dice ser "optimista", Podemos y Ciudadanos aún ven "imposible" el apoyo

Susana Díaz en un acto con su partido.
Susana Díaz en un acto con su partido.

Aunque las elecciones andaluzas se celebraron hace más de un mes, la Junta aún no tiene presidente. Desde el PSOE en Andalucía ven con "optimismo" la posibilidad de que la próxima semana Susana Díaz pueda ser investida, pero Ciudadanos, Podemos y PP aún ven "imposible" apoyar la proclamación de la presidenta en funciones. El presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, ha anunciado que el primer debate para la investidura se celebrará los días 4 y 5 de mayo. Dado que por el momento el PSOE-A no ha logrado el apoyo de ninguno del resto de los grupos, es previsible que sea necesaria una segunda votación, en la que sería suficiente la mayoría simple, que se celebraría en un plazo de 48 horas según establece el Reglamento de la Cámara.

El PSOE-A propuso formalmente, durante una reunión con el presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán, a Susana Díaz como candidata a la Presidencia de la Junta y se mostró "optimista" ante la posibilidad de que la investidura se produzca antes de las elecciones municipales del 24 de mayo.

El hecho de que el PSOE-A, con 47 escaños, no haya logrado la mayoría absoluta le ha llevado a dialogar con el resto de fuerzas políticas para hacer posible un gobierno fuerte, que acometa cuanto antes la recuperación económica y creación de empleo, la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción y el blindaje de los servicios públicos esenciales. 

Según palabras de Cornejo, secretario de Organización del PSOE-A y diputado autonómico, existen "razones suficientes" para el entendimiento y hacer posible la investidura de Susana Díaz. Por ello, los socialistas van a seguir en contacto con las demás fuerzas políticas en estos días, intentando "el marco de entendimiento y acuerdo que permita la investidura".

Ciudadanos y PP, los máximos opositores

Aún así, la presa se presenta complicada para el PSOE en Andalucía, a pesar de su creciente optimismo. Juan Marín, líder de Ciudadanos en Andalucía, asegura que "de momento es prácticamente imposible" que su formación "pudiera apoyar" la investidura de Susana Díaz como presidenta porque aún no ha recibido respuesta al decálogo de medidas contra la corrupción que remitió a los socialistas para poder entablar una negociación. "A día de hoy nada ha cambiado, no tenemos ninguna respuesta al documento y de momento es prácticamente imposible que Ciudadanos pudiera apoyar la investidura de Susana Díaz", asevera. 

Por su parte, el PP-A, a través de su líder Juanma Moreno, también ha dejado clara su postura de no facilitar la investidura de Susana Díaz. Moreno insiste en que en estos momentos no ve "argumentos nuevos" que permitan a su formación facilitar la investidura de Díaz, dado que no se aprecia "ningún cambio de actitud" ni propuesta por parte de los socialistas en materias fundamentales para el PP-A, especialmente las referidas a política económica. El PP puso como condición para apoyar a Díaz, que en las elecciones del 24M, el PSOE también permitiera gobernar a la lista más votadas en los ayuntamientos andaluces. Este extremo no fue aceptado por los socialistas. Este martes, Moreno ha pedido a Díaz que "deje de hacer la estatua" y "lidere" las negociaciones con los grupos. Aún así, el 'popular' se muestra conciliador y asevera que "si cualquier partido les solicita una reunión, se sentarán con ellos". 

Podemos: Susana Díaz presiona al resto de fuerzas

Otro de los invitados a esta fiesta es Teresa Rodríguez. La secretaria general de Podemos en Andalucía acusa a la socialista y presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, de trasladar el mensaje "persistente y falso" de que en Andalucía no hay gobierno "para presionar a las demás fuerzas políticas" de cara la investidura, una circunstancia que denota, a su juicio, "su propia incompetencia". 

Tras insistir en que la postura de Podemos ante la posible investidura de Díaz "no ha cambiado", ha incidido en que "el PSOE ha conseguido quitarse de encima a Chaves y Griñán", de manera que dan por cumplida "de aquella manera" la primera de sus tres condiciones, mientras mantienen las otras dos "con la misma fuerza".

Chaves y Griñán crean la discordia

Las marchas de de los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán también son un punto de discusión entre los principales partidos en Andalucía. Para algunas fuerzas como Ciudadanos este hecho no parece ser suficiente. "Queremos sus dimisiones también por escrito porque las palabras al final se las lleva el viento, es un paso adelante", afirma Juan Marín.

En el lado contrario se encuentra Felipe González. El expresidente del Gobierno afirma que nunca habría aceptado la dimisión de los dos expresidentes de la Junta de Andalucía imputados por el Tribunal Supremo por el caso de los ERE andaluces, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, como condición para "dialogar" la investidura de Susana Díaz como presidenta en esa comunidad.

En este sentido, ha defendido la presunción de inocencia y ha asegurado que uno de los problemas de la "degradación institucional en España" es que "la presunción de inocencia se ha convertido en la presunción de culpabilidad". De hecho, cree que la imputación no debería decidir "si se está o no en la lista" de candidatos.

Comentarios