sábado 14.12.2019

El informe sobre el 'caso Rayan' señala que el Gregorio Marañón incumple la normativa autonómica

La enfermera que atendió a Rayan el día de su muerte, y que por un presunto error administró al bebé un preparado lácteo por vía venosa, debió de negarse a trabajar en neonatología, y el hospital Gregorio Marañón incumplió la ley al contratarla para un servicio para el que no estaba capacitada. Así lo ha explicado el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González, en la presentación del informe que este organismo ha realizado sobre las circunstancias de la muerte del hijo de la primera víctima de la gripe AH1N1 en España.

El texto concluye que la enfermera "no debió ser enviada a dicha unidad por parte de la supervisora al carecer de la cualificación suficiente" y que ella "nunca debió asumir" una responsabilidad para la que "no disponía de competencia profesional suficiente".

Tanto la enfermera responsable del bebé como la afectada por los hechos son "enfermeras de cuidados generales" y no poseen competencias específicas para prestar cuidados especializados y, por lo tanto, "no debieron recibir ni asumir" ninguna responsabilidad en la unidad de neonatología, afirma el informe.

González ha señalado que en virtud de la secuencia de los hechos facilitada por la investigación de la Comunidad de Madrid, sobre la que se basa el informe, y teniendo en cuenta la presunción de inocencia de la enfermera, ésta debió negarse a acudir a la unidad de neonatos y realizar tareas para las que no estaba capacitada.

Asimismo, ha criticado que el gerente del hospital Gregorio Marañón, envíe enfermeras a trabajar a la unidad de neonatos con cursos de cinco días de formación de carácter voluntario incumpliendo la normativa autonómica.

También ha criticado que sea una practica habitual en esa unidad que las auxiliares de enfermería administren nutriciones por vena a a los bebés, una tarea para la que no están cualificadas.

A juicio del Consejo, el gerente incurrió en una contradicción al señalar que todo el material sanitario en torno a Rayan estaba perfectamente identificado, cuando la directora de enfermeras de la unidad señaló que la leche no se marca.

Formación específica

El informe incide en que ningún profesional de enfermería que no haya acreditado formalmente su competencia podrá ser destinado a unidades asistenciales que requieren formación específica como la de neonatología.

Arremete también contra el "pernicioso" sistema de contratación por bolsa única de trabajo que no recoge los criterios de capacitación y competencia para acceder a puestos de atención avanzada.

En este sentido, señala que el Estatuto Marco de la profesión sanitaria establece que un profesional debe rehusar realizar una función para la que no se sienta capacitado aunque reconoce que los hospitales pueden expedientar a una persona que se niegue a llevar a cabo una labor que se le encomienda.

Según el Consejo, la mayoría del personal de enfermería eventual está contratado por bolsa única y por lo tanto sin tenerse en cuenta su capacitación específica.

Por ello, una de las reivindicaciones del Consejo consiste en la eliminación de la bolsa general de trabajo y que las directoras de enfermería tengan potestad para elegir el personal.

El Consejo actuará contra aquellas instituciones que obligan a las enfermeras a trabajar en puestos para los que no están capacitadas, ha señalado González.

El informe sobre el 'caso Rayan' señala que el Gregorio Marañón incumple la normativa...