miércoles 16.10.2019

Igualdad insta a toda la sociedad a "sacar tarjeta roja al maltratador"

El Ministerio de Igualdad insta a toda la ciudadanía a sacar "tarjeta roja al maltratador" y contribuir así a la lucha contra la violencia machista, una lacra que supone "la mayor y más despreciable muestra de desigualdad" entre mujeres y hombres y que se ha cobrado ya en 2010, nueve vidas. Así lo ha explicado la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en la presentación de la nueva campaña de su departamento contra la violencia de género en la que han participado personajes del mundo de la cultura y del deporte como Miguel Bosé, Pedro Almodovar, Iñaki Gabilondo, Pastora Vega, Bebe, o Raquel del Rosario, entre otros.

El acto de presentación ha tenido lugar en el madrileño Círculo de Bellas Artes y ha sido conducido por el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, quien ha asegurado que la campaña, cuyo lema es "sacar tarjeta roja al maltratador", no sólo busca que se rechace al agresor, sino que la sociedad se implique en la lucha contra este tipo de violencia.

Ha hecho un llamamiento a la sociedad para que no falte "en el tarjetero" la tarjeta roja y ha recurrido al vocabulario futbolístico para asegurar que son los propios maltratadores los que se han "autoexpulsado" de la sociedad.

La ministra de Igualdad ha considerado que sacar la tarjeta roja a los que maltratan a las mujeres "es un gesto simple pero muy poderoso" y supone "abandonar la complicidad y dar un paso a favor de la Justicia y aislar conductas despreciables".

Aído ha dicho con rotundidad que los datos demuestran que hay "motivos para la esperanza" y que acabar con la violencia machista es posible: en 2009, los homicidios disminuyeron casi un 30 por ciento y hubo dos meses en los que no hubo víctimas mortales.

"Sin embargo no es suficiente", ha reconocido la ministra, porque "cada una de las mujeres asesinadas nos duele demasiado, cada asesinato es un fracaso como sociedad, cada mujer maltratada que sufre en silencio es una razón para no descansar y hay que seguir buscando soluciones a tanta injusticia y tanto dolor".

Por ello, ha instado a todas y todos a que saquen la tarjeta roja ante la violencia de género porque "ningún plan será eficaz para acabar con esta lacra sino se desarrolla entre una ciudadanía dispuesta a plantar cara al maltratador". Una lacra, a la cual Aído ha calificado "la mayor y más despreciable muestra de la desigualdad " de "un virus que ataca "nuestra democracia".

Los spots de la campaña han sido dirigidos por la directora de cine Gracia Querejeta, quien ha subrayado que "no se está vendiendo nada" sino que se trata de concienciar a la sociedad, para lo cual ha contado con personajes "muy importantes" del mundo de la cultura y el deporte y con el guión de la cineasta Icíar Bollaín.

Personajes conocidos y actores jóvenes

Hay dos tipos de anuncios de televisión: los protagonizados por los personajes conocidos y aquellos en los que varios actores jóvenes "se han metido" en la piel de los que están en el entorno del maltratador para rechazar y concienciar acerca de la necesidad de no quedarse en silencio ante el maltrato. Además de Querejeta, han intervenido en el acto el actor Santiago Ramos y la cantante Raquel del Rosario.

Ramos ha aseverado que la violencia machista es uno de los problemas "más graves y sangrientos de la sociedad", mientras que Raquel del Rosario ha insistido en la necesidad de concienciar a las mujeres maltratadas para que no den una segunda oportunidad a sus agresores y dejen de soportar esa situación.

Además de Ramos y Del Rosario han acudido al evento otros protagonistas de la campaña como la cantante Bebe, el actor Pablo Rivero, el presentador Pablo Motos, el ex jugador de baloncesto Juan Antonio Orenga.

La campaña que se pone este viernes en marcha también incluye una web (www.sacatarjetaroja.es) en la que, quien esté interesado puede descargar su propia tarjeta roja, hacerse una foto con ella y colgarla en dicha página, de forma sencilla.

Asimismo, el Ministerio de Igualdad contempla la realización de otras acciones visibles en eventos públicos en los que la tarjeta roja tenga un protagonismo especial y para que, como ha dicho Aído, se consiga un mundo en el que los violentos "no tengan papel alguno".