sábado 07.12.2019
SUSTITUYE A PEDRO ROLLáN

Los tirones de orejas de la Cámara de Cuentas al actual alcalde de Torrejón de Ardoz

El exconcejal de Hacienda, máximo responsable de las irregularidades encontradas por la Cámara de Cuentas de Madrid durante el ejercicio de 2012 y actor del aumento de una deuda que supera los 200 millones de euros, es el nuevo alcalde de una de la ciudades más importantes de la Comunidad de Madrid

Ignacio Vázquez, nuevo alcalde de Torrejón de Ardoz.
Ignacio Vázquez, nuevo alcalde de Torrejón de Ardoz.

El Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz vuelve a tener alcalde. La institución llevaba sin gobierno desde que el antiguo edil, Pedro Rollán, abandonara para hacerse cargos de las labores de consejero de Transportes de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid. El exalcalde dejaba el cargo después de conseguir la tercera mayoría absoluta en las elecciones municipales de mayo y un mal informe de la Cámara de Cuentas de Madrid en el que se descubrieron serias pegas en su gestión.

El nuevo alcalde de Torrejón de Ardoz es Ignacio Vázquez, antiguo concejal de Hacienda y responsable de muchas de las críticas del informe de la Cámara de Cuentas de Madrid. Antes de las eleciones era impensable que Vazquez fuera el nuevo alcalde, ya que era el sexto en la lista del PP. Sin embargo, obtuvo el apoyo de todos los miembros de su partido en el pleno de su nombramiento como primer edil.

Entre otras cosas, Ignacio Vázquez es responsable de que en 2012 diversos trabajadores cobraran un plus de 240 euros mensuales por 60 horas de libre disposición al mes, cuando la ley las limita a 50 o de que los agentes medioambientales percibieran 142 euros más de sueldo incumpliendo la ley, ambas actuaciones criticadas por la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid. Además, la Cámara apuntó que existe un “notable incremento del endeudamiento” del Ayuntamiento pese a no tener “cobertura presupuestaria”. De hecho, en 2012 hay un “reconocimiento extrajudicial” de créditos por 13 millones de euros no imputados antes y la deuda por habitante casi se duplicó en un año, hasta los 1.106 euros. Por si no fuera poco, el nuevo edil reconoció obligaciones para gastos de cuantías superiores a los que es competente según las Bases de Ejecución del Presupuesto.

Balance presupuestario a la carta

Pero lo que más preocupa a la oposición es el agujero en los balances presupuestarios y la existencia de dos cuentas restringidas de recaudación, cuyos saldos contables agregados (saldo acreedor 417.767 euros) no coinciden con los bancarios (253.2254), de manera que se genera una diferencia de 670.992 euros, sin que el Ayuntamiento haya aportado el oportuno estado conciliatorio, según explica en su informe la Cámara de Cuentas. El informe refleja que, aunque el balance presupuestario negativo era en realidad de 36,1 millones en 2012, se cambió a su gusto dejándolo en 10 millones al no imputar bien los derechos y obligaciones de ese ejercicio. Se registró también un pago de IBI de la base aérea de 533.000 euros que no se ejecutó hasta el año siguiente.

Recortes en las mociones

"Tiendo la mano a todos los grupos con representación municipal para trabajar para y por los torrejoneros", señaló en su toma de posesión Ignacio Vázquez. “Todos debemos aunar esfuerzos por el bien de los vecinos, aportando y sumando y no restando y frenando", prosiguió. "Lo que vamos a hacer es abordar todos juntos, los 27 concejales, esos problemas que tenemos”, sentenció.

Éste fue el primer discurso oficial del edil y parece que no ha tardado mucho en faltar a su palabra. Y es que, una de las primeras medidas que ha tomado es la de recortar las turnos de intervención de la oposición y reducir a la mitad las mociones de los mismos. Además, los vecinos no podrán intervenir en los plenos para expresar sus quejas, problemas o sugerencias. Por último, limitará la participación de la oposición en la revista municipal Plaza Mayor a una sola página.

En palabras de Guillermo Fouces, líder del PSOE en la ciudad: “Ignacio Vázquez, el nuevo alcalde de Torrejón, empieza su andadura como alcalde de la peor manera posible con el mayor recorte a la participación que nunca tuvo esta ciudad y de manera autoritaria, incrementa los gastos en propaganda, publicidad y cargos de confianza política, pone a sueldo a sus 14 concejales y vuelve a poner de manifiesto la falta de rigor presupuestario en su gestión.

La figura del vicealcalde

Otra de las medidas que fruncen el ceño de la oposición, sobre todo el del PSOE, es el hecho de destinar el 30% de los asesores a labores propagandísticas. Un premisa que parece heredar de Pedro Rollán, que basó gran parte de su legislatura en publicitar sus logros y esconder sus fiascos como la no llegada del metro a la localidad después de abrir durante dos años un socabón en medio de la ciudad.

Y por último, la medida 'estrella': el vicealcalde, algo que no aparece en ninguna legislación, que regula las tenencias de alcaldía y las delegaciones, pero no dice nada de esta figura, y que percecibirá el 95% del sueldo del alcalde. Este puesto será ocupado por José Luis Navarro, concejal de urbanismo y seguridad. El PSOE asegura en su web que éste dispondrá de un despacho montado al máximo nivel, en un espacio que utilizó IU hasta hace tres años y que ha estado cerrado hasta ahora.

Críticas de la oposición

En el pleno de toma de posesión, Paco Hernández, líder de Ganar Torrejón señaló como máximo responsable de la deuda económica de la localidad, una de las abultadas de poblaciones con más de 50.000 habitantes, al nuevo alcalde Ignacio Velázquez. "Ha sido Vázquez el que ha provocado que este Ayuntamiento incumpla, un día sí y otro también, la Ley de lucha contra la Morosidad habiendo elevado el periodo de pago de facturas a plazos muy por encima de lo que establece la ley. ¿449 días de media para pagar una factura?", espetó Hernández.

Una deuda de más de 200 millones de euros

Aunque las críticas siguen llegando por parte de los partidos de la oposición y de algunos ciudadanos, incluso votantes del propio Partido Popular, la realidad es que Ignacio Vázquez será el máximo dirigente de la ciudad durante los próximos cuatro años. Entre las muchas tareas que tiene por delante, hay una que focaliza la atención del gobierno: la deuda de 230 millones de euros, que se adquirió por no pagar facturas de agua, luz o gas, por ejemplo. Su antecesor en el cargo, Pedro Rollán, aprobó el pasado año una medida por la cual la deuda quedara liquidada en el año 2032. Ésto adquiere más importancia si se tiene en cuenta que el exalcalde prometió fulminar la deuda en nueve años y no en 20 como se aprobó en junio de 2014. 

Comentarios