domingo 08.12.2019
HALLADOS EN EL CONVENTO DE LAS TRINITARIAS

Los expertos creen "posible" que "algunos" restos sean de Cervantes

Se perdieron entre 1698 y 1730, el periodo en el que se reconstruyó la iglesia madrileña. Los investigadores advierten de que no "tienen la certeza absoluta", pero se muestran optimistas

Restos de Cervantes. | Foto del Ayuntamiento de Madrid
Restos de Cervantes. | Foto del Ayuntamiento de Madrid

Se acabó el misterio. Los investigadores han confirmado este martes que han hallado los posibles restos de Miguel de Cervantes en el subsuelo de la cripta de la iglesia del convento de las Trinitarias de Madrid. Así lo ha avanzado el doctor Francisco Etxeberría en una rueda de prensa para dar a conocer los resultados de la segunda fase de la investigación. Los restos se perdieron entre 1698 y 1730, el periodo en el que se reconstruyó la iglesia.

La semana pasada, los investigadores creyeron haber encontrado los restos óseos del escritor y su esposa, Catalina de Salazar. Junto con material óseo de varios adultos, se encontró un nicho que contenía una tabla con las iniciales M.C., cuya antigüedad remite a los tiempos de Cervantes. Sin embargo, fuentes del Ayuntamiento matizaron que el estado de los trabajos del equipo de investigación aún no garantizaba que se hubiesen encontrado los restos.

Este martes, por fin, los investigadores han confirmado las primeras sospechas. Etxeberría ha señalado que los investigadores dan como "posible" que "algunos fragmentos" encontrados sean de Cervantes, conclusión a la que llegan "a la vista de toda la información generada en el caso del carácter histórico, arqueológico y antropológico". "No podemos hacer una verificación matemática, no tenemos la certeza absoluta. Somos prudentes y estamos ilusionados", ha declarado el profesor. "Estamos convencidos de que entre esos fragmentos tenemos algo de cervantes", ha rematado. 

Por el momento no hay confirmación de ADN, aunque los expertos no descartan que esta tarea pueda constituir la tercera fase de la investigación. Hay constancia de la existencia de una hermana de Cervantes enterrada en Alcalá de Henares aunque el Ayuntamiento de esta localidad ya ha explicado que estos restos se encuentran mezclados en un osario, lo que imposibilita el cortejo.

No obstante, la arqueóloga de la Unidad de Paleoantropologia del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), Marina Lozano, ha explicado que los huesos pueden determinar la edad, el sexo y las patologías que ha sufrido un fallecido, por lo que no es necesario el ADN para tener "un resultado bastante acertado" ante una investigación, como la llevada a cabo con los restos del escritor Miguel de Cervantes.

Como experta trabajando con cuerpos con mucha antigüedad, en los que no hay rastros genéticos, Lozano ha indicado que los trabajadores que estudian los restos de Cervantes se habrán centrado en confirmar "los datos que se conocen" del escritor. Es decir, "se centran en determinar si los restos son de hombre, si coinciden con la edad de su muerte y si tiene evidencias de patologías asociadas con la edad y a las heridas que se supone que tenía el escritor".

La arqueóloga ha explicado en declaraciones a Europa Press que desde el punto de vista de establecer el sexo, "si se tiene estudios de ADN se puede asegurar al 100 por cien", pero, "desde la morfología, si se encuentra la pelvis y el cráneo, el resultado es bastante fiable aunque no se tenga ADN". "También la edad. Se puede ver a través del desgaste dental, suturas craneales o indicios en la pelvis", ha señalado. En este sentido, ha apuntado que "hay un margen de error, pero los datos son bastante acertados", al igual que con el análisis de las patologías que "se quedan reflejadas en huesos o dientes".

Lozano ha indicado que "la parte que más información da es la pelvis", sobre todo para el sexo, porque es donde existe "mayor diferencia entre hombres y mujeres", al igual que el "cráneo". "La pelvis y el cráneo para el sexo y la edad son lo idóneo, aunque, por ejemplo, las costillas también pueden aportar información", ha declarado. Del mismo modo, existen "otros indicadores" para realizar estas averiguaciones. "Hay muchos estudios hechos en los que se mide longitud de los huesos largos del cuerpo y hay tablas y baremos en los que se puede saber si corresponde a un hombre o mujer o puede decir cuál era la altura del fallecido", ha concluido.

Comentarios