lunes 09.12.2019

Un grupo vinculado a Al Qaeda asume la autoría del sangriento atentado de Bagdad

El Estado Islámico de Iraq, un conglomerado de grupos terroristas vinculado a Al Qaeda, ha asumido la autoría de los dos atentados en Bagdad que el pasado domingo acabaron con la vida de 155 personas e hirieron a otras 500.

En un comunicado aparecido este martes en una página empleada habitualmente por este grupo, se asegura que "las Falanges de la Unicidad se lanzaron en Bagdad una vez más" contra los "bastiones de la infidelidad y los pilares del Estado apóstata".

La nota con fecha de el lunes, y cuya autenticidad no ha podido ser verificada, agrega que los atentados fueron lanzados contra "el Ministerio de la Opresión y la Tiranía, llamado Ministerio de Justicia, y contra el Consejo Provincial de Bagdad, llamado Consejo Legal del Gobierno Local de Bagdad".

El pasado domingo, dos camiones-bomba estallaron frente al edificio de la Gobernación de Bagdad, cerca del hotel Al Mansur, y en las proximidades del Ministerio de Justicia, en el barrio de Al Salehiya, y causaron el mayor número de víctimas mortales registrado en un atentado desde hace dos años.

Este grupo, que emplea un discurso retórico similar al de otros comunicados, ya se había declarado responsable de los atentados registrados el pasado 19 de agosto en Bagdad contra varias sedes ministeriales en los que murieron 87 personas y 1.203 resultaron heridas.

La nota, que está firmada por el "Ministerio de Información del Estado Islámico de Iraq", asegura que con los atentados del pasado domingo "se inaugura la segunda fase" de lo que denominan "el plan de la cosecha del bien", sin ofrecer más detalles.

Un país en guerra

El Estado Islámico de Iraq, creado en octubre de 2006, es una organización de la que forman parte ocho grupos armados iraquíes y está directamente vinculado con la red Al Qaeda, dirigida por Osama bin Laden.

El ministro de Asuntos Exteriores iraquí, Hoshiyar Zebari, acusó el lunes a los países vecinos de Iraq de no cumplir con las resoluciones internacionales y regionales para mantener la seguridad y estabilidad de su país.

Asimismo, apuntó que los países vecinos de Iraq deben impedir la infiltración de terroristas a través de sus fronteras, y se quejó de que la última reunión de ministros de Interior de estos Estados, celebrada a mediados de este mes en Egipto, "no estuviera al nivel requerido".

El pasado agosto, Iraq acusó a Siria de dar cobijo a dos ex líderes del antiguo partido gobernante de Iraq, a quien el régimen responsabilizó de los atentados, a pesar de que fue Al Qaeda quien asumió la autoría. Desde entonces, las relaciones entre ambos países continúan tensas a pesar de los esfuerzos mediadores desplegados por Turquía.

Un grupo vinculado a Al Qaeda asume la autoría del sangriento atentado de Bagdad