jueves 12.12.2019
Caso Lezo

González y Zaplana planearon depurar aguas con sociedades opacas, según la UCO

El sumario muestra las intrigas del ex presidente de la comunidad y de su amigo, el ex ministro valenciano, para comercializar diversos productos con la ayuda de un controvertido intermediario financiero. Es la tesis de la UCO (Unidad Central Operativa), de la Guardia Civil

 

Ignacio González.
Ignacio González.

Corrían los primeros meses del año 2017. La Guardia Civil acentuaba su marcaje a quien fue presidente de la comunidad de Madrid, Ignacio González que, como se especifica en algunos de los informes policiales, “mantiene una abundante actividad telefónica”. El elenco de relaciones del González sorprendió incluso a los investigadores más veteranos y expertos en la lucha contra la delincuencia de cuello blanco y la corrupción política.

Y aparece Zaplana

Zaplana entró en liza. “El que faltaba”, pensaron.  El otrora presidente de la comunidad valenciana y ex ministro del los gobiernos que dirigió José María Aznar se conjuraba con González para poner en marcha diversos negocios. Curioso: hablaban del cómo, de quién, pero en ningún caso de cuánto. Era cono si el montante de la inversión fuera lo de menos.

Ingeniería financiera

En una conversación, fechada el día 13 de enero del 2017, interceptada a ambos por la Guardia Civil , Zaplana y González hablan de los detalles de una operación financiera consistente en la distribución, comercialización y venta de productos desinfectantes para el tratamiento de las aguas domésticas. Según se desprende del sumario, la figura de un abogado uruguayo, Washington Fernando Belhot Fierro, era pieza clave para consumar ese negocio.

El abogado actuaría de intermediario y recurría a González para que, aprovechándose de su red de contactos y de su proyección pública, pudiera vehicular el proyecto a buen puerto.

Mover el dinero opaco

“Esta Unidad informó de que Eduardo Zaplana  e Ignacio González estaban realizando gestiones para comercializar un determinado producto de tratamiento de aguas o similar ofrecido por el abogado uruguayo identificado como Fernando Belhot Fierro. Básicamente Ignacio González había utilizado ciertos contactos para tratar de obtener posibles compradores para el producto en España y Portugal y paralelamente está tratando de implementar algún tipo de estructura societaria y/o financiera a través del abogado uruguayo que le sirva como vehículo en la comercialización del producto —y que además podría servirle para canalizar futuras operaciones o inversiones—, habiéndose comprobado que durante el periodo objeto del presente informe ha continuado con la misma actividad, llevando a cabo una serie de actos preparatorios”, afirma la Guardia Civil.

Negocios sucios

Los investigadores sugieren que todas las gestiones encaminadas a poner en marcha esta línea de negocio buscaban en realidad la creación de una estructura financiero-societaria que permitiera a los hermanos Ignacio y Pablo González y a Eduardo Zaplana,  mover dinero opaco para poder blanquearlo después.

Todo atado y bien atado

La Guardia Civil es meridiana en sus diagnóstico. “Para la creación de la estructura societaria, Ignacio González recurrió a su hermano Pablo para que le proporcione una sociedad "opaca" para adquirir su parte de las participaciones de la mercantil que controla los derechos de patente del producto. No queda clara la figura jurídica que finalmente piensa utilizar el ex Presidente de la CAM en esta inversión, sin embargo sí ha mostrado su voluntad de participar en el negocio de manera velada, a través de sociedades administradas por terceros sobre las que él tendría el control mediante la firma de contratos privados”. Todo atado y bien atado.

Dinero “B”

Pura ingeniería financiera para delinquir: “De modo indiciario parece que esta operación societaria en la que Ignacio González pretende participar podría ser instrumentalizada para introducir fondos de origen desconocido, máxime si tenemos en cuenta que Ignacio González tendría que recurrir a dinero B para sanear sus cuentas. Llama la atención que, si bien tratan en detalle -Ignacio González y Eduardo Zaplana- la figura societaria que pretenden utilizar para la inversión, nunca hagan referencia al precio de la inversión del producto de desinfección de aguas y al modo de pago”.

Zaplana se encuentra en prisión por cohecho y blanqueo de capitales.

González y Zaplana planearon depurar aguas con sociedades opacas, según la UCO