jueves 17.10.2019

El Gobierno justifica las cargas: "Hubo agresión a la Policía y tuvo que responder"

El PSOE e Izquierda Unida califican de "excesiva" y "desproporcionada" la actuación policial, mientra que Rosa Díez de UPyD prefiere no pronunciarse hasta no tener más datos

Este martes, la calle volvió a gritar y a reclamar cambios a la clase política. No obstante, lo que se concibió como una manifestación pacífica en los alrededores del Congreso de los Diputados, finalmente acabó como una batalla campal entre policías y manifestantes. El resultado: 26 detenidos y 64 heridos. La opinión de los parlamentarios respecto a las cargas policiales que se pudieron presenciar este martes en Neptuno es bien distinta. Mientras que Izquierda Unida y PSOE las califican de "desproporcionadas", el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha asegurado que la respuesta fue la "adecuada". "Hubo agresión a la Policía", ha denunciado Gallardón en los pasillos de la Cámara Baja.

Según el titular de Justicia, hay que escuchar a la calle, pero también se debe de obedecer a las urnas. Una argumentación muy en la línea de la que este martes esgrimió la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a su llegada al Parlamento. Tal y como explicó la portavoz gubernamental, hay que escuchar a la calle cuando no hay violencia, pero ha apuntado que también hay que atender a las urnas, cuyo resultado se refleja en el Parlamento. "Es decir, normalidad democrática en el Gobierno y en el Congreso", ha resumido la 'número dos' del Ejecutivo, antes de apuntar que "siempre hay que escuchar a la calle", pero, desde luego, hay que atender a "lo que deciden las urnas".

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, también ha sido preguntado por los periodistas a su llegada este miércoles al Congreso. Y su respuesta no iba a ser diferente al del resto de compañeros de Gobierno. Según el máximo responsable del área de Interior, la Policía actuó "magníficamente", puesto que "algunos manifestantes" usaron "demasiada violencia". "Únicamente cumplió con su deber", ha exclamado Fernández Díaz, quien también ha insistido en que cuando la Policía "carga es porque se ve obligada a hacerlo". "Felicito a la Policía, que actuó extraordinariamente bien y gracias a ella esa intención manifiestamente inconstitucional e ilegal de ocupar el Congreso y coaccionar a los diputados cuando están reunidos en sesión, no se pudo llevar a cabo", ha aseverado el ministro pocos minutos antes de asistir a la sesión de control al Gobierno.

La PSOE habla de "desproporción muy notable"...

En el caso del PSOE, sí creen que hubo una "desproporción muy notable" en la actuación policial. Así lo han admitido la diputada Trinidad Jiménez y el secretario general de los socialistas en el Congreso, Eduardo Madina, que piensan que al líder del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se le está "yendo de las manos el país". "El Gobierno verá, pero nosotros creemos que debería de explicar lo que pasó ayer", ha dicho Madina en los pasillos del Parlamento, según el cual, el fallo no está en las instituciones, sino en la "falla social" que se está produciendo desde que el PP llegó al poder.

El socialista Ramón Jáuregui, por su parte, no se ha atrevido a calificar de "excesivas" las cargas policiales, puesto que no estuvo allí, aunque sí ha recordado que la función de la Policía no es otra que mantener el orden. Según Jáuregui, las protestas no pueden dirigirse hacia la sede donde reside la soberanía nacional, sino que él es más partidario de hacerlo contra el sistema financiero, o en última instancia el Gobierno, actualmente, los máximos responsables de la situación de crisis en la que nos encontramos.

...mientras que IU pide la "dimisión" de Cifuentes

También en los pasillos del Parlamento, el diputado de Izquierda Unida por Asturias, Gaspar Llamazares, ha hablado de respuesta "desproporcionada" por parte de la Policía Nacional. Aunque en su caso ha ido un paso más allá y ha reclamado la "dimisión inmediata" de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, por aplicar estrategias antiinsurgencia propias de las dictaduras de América Latina.

Según Llamazares, la Delegación del Gobierno ha convertido el malestar social en un conflicto de orden público mediante tres mecanismos: La criminalización, luego la mentira más descarada y finalmente la provocación y la represión. "La violencia de los incidentes del martes viene provocada por la propia Delegación y el Ministerio del Interior, con un tratamiento de las manifestaciones que no tiene precedente. Nadie había visto una cosa así en los últimos años", ha denunciado el parlamentario, según el cual, "son expertos catedráticos en convertir malestar social en un conflicto violento".

La lideresa de Unión Progreso y Democracia, Rosa Díez, ha preferido no pronunciarse a este respecto hasta no "tener más datos" de lo que ayer "realmente" ocurrió.


El Gobierno justifica las cargas: "Hubo agresión a la Policía y tuvo que responder"