domingo 08.12.2019

El Gobierno japones aprueba la revisión de la ley de revitalización industrial

El Gobierno del primer ministro japonés, Taro Aso, aprobó hoy un plan para revisar la ley de revitalización industrial, que permitirá inyecciones de fondos públicos en las empresas privadas niponas más afectadas por la crisis. La revisión de la ley servirá para que la entidad financiera apoyada por el Gobierno Japan Finance se haga cargo de cubrir las pérdidas de las compañías japonesas que reciban fondos públicos, según informó Kyodo.

Japón anunció el mes pasado que utilizará fondos públicos para cubrir entre el 50 y el 80% las posibles pérdidas que los bancos nipones puedan registrar después de haber invertido en las compañías más perjudicadas por la crisis, según el Ministerio de Economía.

Para poner en marcha esta iniciativa, el Banco de Desarrollo de Japón comprará acciones preferenciales de algunas de estas compañías perjudicadas.

Según la ley de revitalización industrial actual, los bancos con apoyo público sólo pueden financiar las compañías autorizadas para recibir ayuda por parte del Ministerio de Industria.

Una vez aprobada la revisión en la Oficina del Gabinete, el Gobierno presentará esta semana a la Dieta (Parlamento) su propuesta de revisión, ya que por ejemplo, la compra de acciones preferenciales no está contemplada en el texto actual. Se espera que la ley sea finalmente revisada para finales de abril, según Kyodo.

Las empresas elegidas para recibir las inyecciones de fondos serán aquellas que tengan un mayor peso en las economías regionales y cuyo fracaso podría afectar en mayor medida a los niveles de empleo locales.

El Gobierno destinará 1,5 billones de yenes (16.768 millones de dólares) del presupuesto estatal para el 2009, válido hasta el 31 de marzo del 2010, para poner en marcha esta medida de emergencia.

La inyección de liquidez tiene como objetivo ayudar a una pronta recuperación de los efectos de la ralentización económica en Japón.

Ante la crisis económica global, varios países, entre ellos EEUU, han invertido liquidez procedente de fondos públicos en compañías privadas a través de la compra de acciones.

El Gobierno japones aprueba la revisión de la ley de revitalización industrial