domingo 15.12.2019

El Gobierno da la espalda a Duran

Santamaría no quiere oír hablar de 'terceras vías' ni de comisiones bilaterales e insiste en que la postura del Ejecutivo es clara: diálogo, lealtad institucional y un muro que es el de la Constitución

El Gobierno da la espalda a Duran
El Gobierno da la espalda a Duran

Parecía que el Gobierno de Mariano Rajoy había encontrado un importante aliado en Cataluña cuando el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antonio Duran i Lleida, había expresado públicamente su plena disconformidad con la deriva independentista que se estaba viviendo en la región. Incluso desde Moncloa se comenzó a respirar mejor cuando la división en CiU por esta cuestión se comenzó a hacer cada vez más insoportable. No obstante, el talante negociador por el que ha optado ahora el líder de Unió no ha sentado nada bien en el Gobierno central. La famosa 'tercera vía' propuesta por Duran i Lleida para solucionar el desafío soberanista en Cataluña, y que se situaría entre el independentismo de Mas y el inmovilismo de Rajoy, es decir, consulta sí pero independencia no, no cuenta con la simpatía de Mariano Rajoy.

Así lo hizo saber este jueves desde Tokio el propio presidente, cuando se le preguntó sobre esta cuestión y dijo no saber de qué se trataba ni en qué consistía. Una clara escapada por la tajante. Y de una manera más clara lo ha expresado este viernes, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, su 'número dos', Soraya Sáenz de Santamaría: diálogo, lealtad institucional, cooperación y un muro infranqueable que es la Constitución. "Todos los que quieran trabajar así, encontrarán en el Gobierno un aliado", ha zanjado la vicepresidenta del Gobierno. Esto significa que ni consultas ni nada que se le parezca, como sí había propuesto el diputado catalán. Puesto que la ley lo impide. "No hay debate ni discusión al respecto", insisten fuentes gubernamentales.

Así pues, tanto Rajoy como Santamaría son más partidarios de hablar de la 'pela'. Y de poner en valor el único objetivo del Ejecutivo 'popular': la recuperación económica de España. El presidente del Gobierno ya sacó pecho este jueves por el hecho de que en un "momento de crisis como el actual", el Estado, las comunidades y los ayuntamientos hayan sido "capaces" todos juntos de conseguir el objetivo de reducir el déficit público. "Es un avance muy importante", insistió. Y por estos mismos términos son por los que ha preferido transitar su 'número dos'. Se le ha preguntado por la opinión personal de su compañero de Gobierno, José Manuel García Margallo y su predisposición por revisar el modelo territorial y la financiación para evitar la segregación de Cataluña. Pero ella se ha mantenido en sus trece. "Yo recuerdo el último Debate sobre el Estado de la Nación donde pudimos apreciar visiones muy diferentes sobre esta cuestión. En él se vio una disparidad de posiciones contrapuestas que dificultarían un principio de acuerdo para llevar a cabo una reforma constitucional", ha zanjado Santamaría, quien ha insistido una y otra vez en el diálogo y en la lealtad institucional, para dejar claro que no hay hueco para nada que no quepa ya en la Carta Magna.

Comisión bilateral con Cataluña

En otro orden de cosas, este viernes también se le ha preguntado a Santamaría por la eterna petición que lleva planteándole Duran i Lleida al Gobierno sobre la posibilidad de celebrar una comisión bilateral con Cataluña. Tal y como ya se ha dado a conocer, el pasado 19 de septiembre, y por carta, el portavoz de CiU en el Congreso le volvió a pedir a Santamaría la oportunidad de que este órgano se reuniera para tratar algunos "asuntos pendientes". La actitud del Gobierno a este respecto, de nuevo esquiva.

La vicepresidenta ha confirmado que existe la petición y ha dejado claro que el Ejecutivo está abierto a "cualquier convocatoria", aunque también ha aprovechado esta intervención para dejar claros cuáles le gustarían que fueran los términos del encuentro. "Estas comisiones siempre se han visto desde la óptica de hacer reclamaciones al Estado. Pero también pueden servir para hablar de coordinación, de cooperación y de lealtad institucional", ha recordado Santamaría, quien ha asegurado que le gustaría que ésa fuera la filosofía. 

En este sentido, ha señalado que si Josep Antoni Duran i Lleida -que preside esta comisión en su vertiente catalana- y el Gobierno de Artur Mas coinciden en esa "manera de verlo", deberían explorar ese camino para buscar soluciones en el marco de la cooperación entre administraciones. "Les invito a recorrer ese camino, que debería ser conjunto y siempre estas comisiones se ven o se han visto tradicionalmente desde la óptica de reclamaciones al Estado", ha insistido, para añadir que esta misma semana se reunió la comisión bilateral Gobierno de la nación-Gobierno aragonés y se consiguió "reducir la conflictividad" y fijar "fórmulas para cooperar conjuntamente".