viernes 18.10.2019

El gigante japonés absorbe Eurovegas

Sheldon Adelson mira a la ciudad de Osaka como posible destino de su dinero. Los gobiernos de la tercera ciudad japonesa más grande podrían aprobar toda la regulación necesaria este otoño para poder anunciar a final de año el nuevo destino

El gigante japonés absorbe Eurovegas
El gigante japonés absorbe Eurovegas

Después de cinco años buscando terrenos en Madrid para ubicar Eurovegas, el gigante japonés muestra sus plumas para convencer a Sheldon Adelson de que Osaka es su ciudad.

Alcorcón podría quedarse fuera del objetivo de Las Vegas Sands. Fuentes conocedoras de las intenciones del millonario estadounidense, aseguran a ESTRELLA DIGITAL que la empresa se plantea Osaka como destino para su dinero.

Las Vegas Sands se plantea Osaka como destino para su dinero

Los representantes gubernamentales de la tercera ciudad más importante de Japón están muy interesados en el proyecto y prevén aprobar toda la regulación necesaria este otoño para poder anunciar a final de año el nuevo destino.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ya dijo este martes que era muy posible que la comunidad perdiera el proyecto si Mariano Rajoy no apremiaba en las reformas que le competen. Entre ellas, cambiar la Ley del Tabaco y la del Juego. Aunque ya este verano, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se mostró permisiva con la opción de modificar estas normativas por un proyecto de interés nacional, la realidad es que las reformas están en punto muerto. La inactividad del Ejecutivo central ha llevado a González a pedir las competencias del tabaco para agilizar los trámites y engordar el cebo para Las Vegas Sands.

La Comunidad de Madrid creó la figura del Centro Integrado de Desarrollo (CID) para regular el proyecto de Adelson con unas ventajas fiscales que sólo se extenderían al resto de casinos si Eurovegas salía adelante. Fue entonces cuando Michael Leven, número dos del magnate, confirmó que Alcorcón era la tierra prometida. Pero por el momento nadie ha comprado ese suelo.

Osaka, la tercera ciudad más grande de Japón

La ciudad de Osaka reúne todos los imprescindibles del magnate estadounidense. Con una población de 2,6 millones de habitantes, y en la costa sur de la isla de Japón, se convierte en epicentro perfecto en el que convergen el Aeropuerto Internacional de Kansai, el Puerto de Osaka, conexiones por ferri mejores que las de Tokio por ubicación y además, la octava red de metro más usada del mundo.

Situada en el lugar 19 entre los principales centros comerciales del mundo, su economía se basa en  el comercio, los servicios y la manufactura. El ingreso medio per cápita de los ciudadanos ronda los 25.000 euros anuales.

Las peticiones de Adelson para construir sus casinos

Por el momento nadie ha comprado el suelo de Alcorcón donde se podría construir Eurovegas

Entre las pretensiones iniciales del millonario estadounidense para ubicar Eurovegas en Alcorcón no sólo estaban cambiar la Ley del Tabaco y la del Juego. Adelson pidió relajar la rigidez de los convenios colectivos que afectarían a los trabajadores del casino, cambiar la Ley de Extranjería para poder trasladar en la mayor brevedad posible a los trabajadores que construirían el complejo y que el gobierno tuviera un trato preferente en la concesión de visado. Además de que estos trabajadores puedan mantener la Seguridad Social de sus países de origen.

También exigió cambiar la ley de prevención de blanqueo de capitales, que los casinos puedan suministrar crédito a los jugadores, cambiar la Ley de Enjuiciamiento Civil que afecta a la ejecución por vía legal de las deudas de juego y que Madrid permita los mismos juegos que se hayan aprobado en Europa o EEUU.

Respecto al transporte, pidió la construcción de una línea de metro en la zona dónde se ubicara el complejo y un Cercanías que conectara con Madrid-Barajas, conexión con el AVE y la posibilidad de vuelos en helicóptero desde Barajas y Cuatro Vientos.

El magnate de 78 años negoció con la Comunidad y al Ayuntamiento la cesión del suelo público de la zona donde se ubicaría el complejo o que la Comunidad mediara en caso de que se complicara el negocio si el suelo fuera privado.

Todo esto, a cambio de una inversión final en la región de 17.000 millones de euros y la creación de 72.000 puestos de trabajo en el sector servicios y 20.000, en la construcción. Unos objetivos que están cada vez más lejos de Madrid.