Lunes 16.07.2018
El exjuez se hace cargo de la defensa de García Castaño

Garzón acusa a la Fiscalía Anticorrupción de actuar de forma ‘unilateral y desproporcionada’

El bufete en el que ejerce el exjuez Baltazar Garzón, que se ha hecho cargo de la defensa de García Castaño, afirma que el comisario se ofreció como colaborador y no se le ha tenido en cuenta.

baltasar_garzon
baltasar_garzon

Lo curioso del caso es que el despacho de Garzón ha emitido un durísimo comunicado en el que califica de “acto desproporcionado de la Fiscalía” la detención de Enrique García Castaño, conocido entre los policías como “El Gordo”, y da un varapalo a toda la actuación del juzgado en este caso. Desde el despacho se destaca que en todo momento el policía se prestó como colaborador ante el juez y la Fiscalía Anticorrupción, sin que se le vinculara al procedimiento, y afirma que solicitará la aceptación de la documentación que acredita esta colaboración.

La nota dice que “con motivo de la detención sufrida por el Sr. Enrique García Castaño, acontecida el día 11 de julio de 2018, desde el despacho profesional que ha asumido su defensa se quiere poner de manifiesto que la detención constituye un acto desproporcionado de la Fiscalía, que, de forma unilateral y sin contar con una decisión del órgano judicial que investiga los hechos con los que supuestamente se le vincula, ha emitido un decreto de detención durante el registro de su domicilio y a pesar de que no existe ningún indicio contra el mismo diferente a los que hubiera hace un mes y medio, fecha en la que el comisario García Castaño, se presentó voluntariamente ante su Señoría y se le dijo que no había nada contra el mismo”.

Añade que ese día, a propuesta del Magistrado-Juez, García Castaño se presentó en la Fiscalía Anticorrupción, poniéndose a su disposición, sin que se le vinculara al procedimiento, y que de todo ello existe documentación que se pondrá a disposición del juez instructor. “Esperemos que, ahora sí, se acepte la misma”, dice la nota emitida por el despacho de Garzón, en la que añade que desde el 28 de mayo de 2018, fecha en que se ofreció para colaborar y facilitar las labores judiciales y fiscales de investigación, “estábamos esperando una citación para explicar todos los datos y aportar todos los elementos de los que se disponen”.

Sin embargo, Garzón se queja amargamente de que “pese a las circunstancias descritas, la Fiscalía anticorrupción, de forma sorpresiva, innecesaria y absolutamente desproporcionada, ha acordado la detención del Sr. Enrique García Castaño, aunque el órgano judicial competente no ha ordenado la adopción de esta medida, causándosele con ello unos daños y perjuicios irreparables, agravados por la difusión mediática de su detención, situación en la que se encuentra a pesar de la grave dolencia que padece y de la que era conocedora la Fiscalía”.

Garzón sostiene que va a llegar hasta el fondo de las razones por las cuales se ha ordenado esta “detención sin causa que la motive, puesto que el Estado de Derecho no puede permitir el instrumento de la detención de esta forma y en ausencia de orden judicial en un proceso abierto en el que el responsable único de la instrucción es el Magistrado competente”.

Recordar en este punto que García Castaño es un gran amigo y estrecho colaborador del comisario José Villarejo, detenido tras su pelea con el CNI y especialmente con su secretario general, general Félix Sanz Roldán.

La detención de “El Gordo” se produce un día después de que un diario digital publicara unas grabaciones –hechas supuestamente por el entorno de Villarejo- en las que la princesa Corinna acusaba al rey emérito, Juan Carlos de Borbón, de blanquear dinero en Suiza, entre otras cosas. Unos hechos que nunca denunció Villarejo ante la justicia ni Corinna.