martes 14.07.2020

La Fiscalía de Bilbao envía a Anticorrupción la denuncia de Iberdrola

La Fiscalía de Bilbao ha remitido a Anticorrupción la denuncia que interpuso Iberdrola pidiendo investigar un supuesto documento interno, que considera inexistente o falso y que fue publicado en El Confidencial, según el que la dirección de la compañía ordenaba espionajes al excomisario José Villarejo

La Fiscalía de Bilbao envía a Anticorrupción la denuncia de Iberdrola

En un escrito la Fiscalía Provincial acuerda abrir diligencias de investigación "al objeto de remitir lo actuado" al jefe de la Fiscalía Anticorrupción, Alejandro Luzón, al estar siendo investigados estos hechos en el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional.

Este juzgado instruye el caso Villarejo, en el que en una de sus piezas, la número 17, se investigan supuestos encargos al excomisario de espionaje, entre otros, a la constructora ACS, propiedad del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

De forma paralela a esta investigación, El Confidencia publicó una serie de informaciones basadas en documentos y audios que demostrarían la existencia de esas prácticas en Iberdrola, presidida por Ignacio Sánchez Galán.

Una de estas informaciones, publicada el 2 de diciembre, y titulada "Iberdrola: un informe interno acusa a Galán de ordenar espionaje y usar facturas falsas" y que fue ampliada al día siguiente, bajo el título: "el informe de Iberdrola revela una trama opaca de pagos para pillar a políticos", ha sido la que ha motivado la denuncia, interpuesta el pasado 5 de diciembre.

La denuncia señala que, según lo publicado, "se da cuenta de una presunta práctica llevada a cabo por D. Antonio Asenjo (ex director de Seguridad de Iberdrola), consistente en pagar" a la empresa de Villarejo, Cenyt, "utilizando como pantalla una sociedad llamada Castellana de Seguridad, S.A. (CASESA)", empresa emisora de las facturas.

En la información, añade el escrito, se menciona "un documento interno descubierto por la compañía eléctrica española", por lo que Iberdrola realizó, "ante la trascendencia de las noticias", una "ardua labor de investigación interna y de revisión de la totalidad de documentación física y digital de la empresa", sin encontrarlo "en los archivos internos de la empresa".

Por ello se han dirigido a El Confidencial, y en concreto al autor de estas noticias, para que preste su colaboración para aclarar la procedencia de ese documento.

La denuncia destaca además que el pasado 2 de diciembre, la sociedad Casesa comunicó a El Confidencial que las facturas emitidas a Iberdrola se corresponden con los trabajos indicados, y que nunca mantuvo relaciones comerciales ni realizó ningún pago a la empresa de Villarejo, "ejerciendo el oportuno derecho de rectificación".

"La existencia de este documento -añade el escrito- presenta demasiadas incongruencias: no se reconoce su recepción por parte de su destinatario principal, no se ha localizado en los archivos oficiales de Iberdrola, y además presenta otra serie de irregularidades que revelan su falsedad, a lo que se suma que está datado en fecha 1 de diciembre de 2004; más de 6 meses después de la fecha que consta en las facturas emitidas por Casesa".

Iberdrola también pide que se investiguen "las circunstancias en que han sido sustraídas de los sistemas de la Compañía las facturas publicadas, ya que han sido además utilizadas para dañar la reputación de la compañía mediante una vinculación con presuntos pagos a terceros que están huérfanos del menor indicio probatorio".

Comentarios