sábado 25.01.2020
EL DILEMA SOCIALISTA

Javier Fernández defiende ante los diputados del PSOE la abstención como "mal menor"

El presidente de la gestora vuelve a advertir de que “abstenerse no es apoyar” y ha defendido esta opción frente al 'no es no' porque “la abstención sólo es posible en democracia cuando no hay ninguna alternativa”

Javier Fernández.
Javier Fernández.

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha asegurado este martes que su partido tiene que decidir entre "abstención o elecciones", si bien ha reconocido que esto supone moverse "en el terreno del mal menor" porque "ninguna de las dos soluciones es buena" para los socialistas.

Fernández ha dirigido este mensaje en su intervención en el Senado durante la reunión con los diputados y senadores socialistas en vísperas del decisivo Comité Federal en el que se tiene que acordar si facilitar la investidura de Mariano Rajoy o abocar al país a nuevos comicios.

"Lo que hay es una elección entre abstención o elecciones. Es lo que hay. Y sobre eso tenemos que decidir, porque si no lo hacemos, estaremos faltando el respeto a la gente y, por tanto, a la verdad", ha admitido.

Fernández ha vuelto a advertir de que “abstenerse no es apoyar” y ha defendido esta opción frente al no es no porque “la abstención sólo es posible en democracia cuando no hay ninguna alternativa”.

El presidente asturiano ha subrayado que el PP tiene "un proyecto profundamente reaccionario en lo económico, en lo social y en lo fiscal", pero que es la fuerza más votada "por la división de la izquierda y el miedo a la radicalización de esa izquierda", en alusión a Podemos.

"Congreso de reconstrucción"

Fernández ha abogado por llevar a su partido a un "congreso de reconstrucción", en el que los socialistas deberán "reconstruir discurso, proyecto, ideas y liderazgos". "El edificio político del PSOE está muy dañado, pero conservamos el solar", ha dicho.

En su intervención en abierto ante el plenario del grupo parlamentario socialista, que se ha celebrado en el Senado, Fernández ha comparado el "vertiginoso" momento por el que atraviesa en la actualidad el PSOE con el que vivió después de la Guerra Civil.

Un PSOE -ha señalado- que estaba "dividido", "cuarteado" y "debilitado" por la derrota y por el exilio, pero que fue capaz de convertirse en uno de los "actores fundamentales" de la Transición y en el partido de gobierno que cumplió sus "promesas modernizadoras".

En tono grave pero conciliador, el presidente asturiano ha llamado a diputados y senadores a preparar ese congreso "como compañeros, no como bandos enfrentados", para conseguir que sea un cónclave "reflexionado" y "sosegado".

Comentarios