sábado 14.12.2019

Feijóo apura la campaña con duras críticas a Vázquez y Jorquera

Insiste en que su gestión ha convertido a Galicia en la comunidad "más solvente" de España y ha "despejado el riesgo de rescate"

Los partidos gallegos y sus candidatos perfilan sus mensajes en los últimos días de la campaña que desembocará, previa jornada de reflexión, en la cita con las urnas del próximo domingo. Así, a la espera de un intenso viernes, el presidente de la Xunta y candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, ha endurecido las críticas a PSdeG y BNG, cuyos candidatos, Pachi Vázquez y Francisco Jorquera, buscan, a su vez, poner en cuestión su gestión e identificarlo con los "recortes" de su jefe de filas, Mariano Rajoy, en Madrid. Con la vista puesta en el cierre, los tres partidos con representación parlamentaria tienen prevista una agenda intensa, con visitas a varios ayuntamientos gallegos. En concreto, el socialista Pachi Vázquez ha elegido Santiago, entre otras localidades, para poner el broche final a la campaña, y el candidato nacionalista, Francisco Jorquera, estará en Vigo, ciudad que también visitará Feijóo, al igual que Orense. Tanto Vázquez como Feijóo estarán acompañados, respectivamente, por sus líderes estatales, Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy.

Con las encuestas publicadas que otorgan, salvo contadas excepciones, la mayoría absoluta al PP, socialistas y nacionalistas han coincidido en lanzar el mensaje de que "votar a Feijóo es votar a Rajoy". Pachi Vázquez ha buscado también poner en cuestión la gestión del actual presidente al frente de la Xunta denunciando "maquillaje" en las cuentas públicas y dudando de que Pemex haya firmado realmente contratos con Barreras y Navantia, mientras Jorquera ha focalizado su discurso en pedir que el voto de izquierdas, nacionalista y galleguista "se concentre" en el BNG.

Por su parte, Núñez Feijóo ha reivindicado el "sentidiño" con el que actuó al frente de la Xunta y se ha aferrado al trabajo hecho en los últimos cuatro años desde el primer día de campaña. Frente a las críticas de PSdeG y BNG, ha repetido de forma reiterada que su gestión ha convertido a Galicia en la comunidad "más solvente" de España y ha "despejado el riesgo de rescate". Al tiempo, ha prometido que la próxima será la legislatura "del crecimiento y de crear empleo".

Tras una primera semana de campaña marcada por los tres debates electorales que emitió la TVG, el aspirante popular ha optado por una estrategia más agresiva en los últimos días, endureciendo las críticas a las coaliciones y, en concreto, rememorando el anterior Gobierno bipartito, además de recordar el "legado del paro" de los socialistas y denunciar "la radicalización y fractura" del nacionalismo gallego, con los planteamientos soberanistas de Cataluña de plena actualidad.

También se ha esforzado en presentarse como protector del autogobierno al enfatizar que Galicia no ha tenido que "pedir un euro" a España para "pagar sus facturas". Todo ello, al tiempo que ha puesto en cuestión el liderazgo de Pachi Vázquez, pronosticando, de forma reiterada, que sólo podría gobernar en coalición con los nacionalistas y que no tendría las manos libres para nombrar a su gobierno, situando al PP como "única alternativa".

Con más de 80 actos por toda Galicia, miles de kilómetros recorridos y la visita de numerosos dirigentes estatales del PP con los que Feijóo ha coincidido en pocas ocasiones, los populares aseguran que su candidato ha logrado reunir "a más de 40.000 personas" en sus eventos y prevén superar las 52.000 antes de que finalice la campaña electoral, a la que pondrá el broche final en compañía de Rajoy, que también le acompañó en el multitudinario acto de la Plaza de Toros de Pontevedra.

"Un cheque en blanco"

En la última semana de la campaña, que el PSdeG culminará en Santiago, entre otras localidades, Pachi Vázquez ha continuado incidiendo en la identificación de las políticas de Rajoy y Feijóo, advirtiendo de que respaldar a este último sería "dar un cheque en blanco" para que se sigan acometiendo "recortes". Tanto Vázquez como el resto de cargos nacionales de su partido que han desembarcado en Galicia para arroparle han alertado del "riesgo" que corren las pensiones y el resto de prestaciones y servicios públicos.

En esta línea, los socialistas se han valido de los "incumplimientos" de Rajoy desde su llegada a La Moncloa. Además, el informe del Consejo de Cuentas ha servido de munición electoral contra la línea de flotación de los logros de Feijóo y, así, Pachi Vázquez insiste en que las cuentas han sido falseadas para cumplir con los objetivos de estabilidad.

De todas formas, en los últimos días ha asegurado que no dedicará el tiempo que resta hasta la celebración de los comicios a "insultar" a Feijóo, sino que pretende "una campaña en positivo de propuestas para la gente". Es por ello que está haciendo hincapié en su batería de impuestos a la banca, a las grandes rentas y fortunas, a las grandes áreas comerciales y a las empresas que contaminen. Con estos recursos prevé poner en marcha planes de creación de empleo para jóvenes, mujeres y parados de larga duración, sus promesas estrella en esta campaña.

Así las cosas, la propuesta del aspirante socialista a la residencia de Monte Pío es demostrar que "hay otro gobierno posible", es decir, que "hay alternativa", toda vez que cree "muy compatibles" a su partido y a los nacionalistas.

Concentrar votos en el BNG

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) cerrará su campaña electoral en el Pabellón de Navia en Vigo, donde espera realizar un acto de fuerza en la misma localidad donde culminó la campaña hacia las urnas de 2009. Lo hará después de recorrer unos 12.000 kilómetros y de focalizar su discurso en la necesidad de concentrar el voto de izquierdas, nacionalista y galleguista en la única fuerza "nítidamente gallega", el BNG.

Asimismo, la última semana de esta carrera hacia las urnas sirve al Bloque para recorrer las ciudades más pobladas de Galicia, diseño que es habitual en la campaña de los nacionalistas. En estas plazas electorales, donde hay más población joven, también Francisco Jorquera se ha dirigido especialmente a las mocedades para pedir el voto para el BNG, con el compromiso de que serán defendidos frente a las políticas del PP que les abocan a la "emigración".

El candidato nacionalista también ha pedido para el BNG el apoyo de los "votantes traicionados por el PP", a los que les recuerda que los populares en el Gobierno hicieron "lo contrario" a lo que recoge su programa electoral.

En el capítulo de propuestas, los nacionalistas han puesto sobre la mesa la necesidad de un "concierto fiscal" para Galicia, a semejanza del que tiene el País Vasco; un banco público gallego; la defensa de los sectores productivos como el naval, el agro o la pesca; y el desarrollo de una ley de consultas populares para las decisiones "importantes". Asimismo, también ha comprometido la creación de un parque público de viviendas o un plan de empleo juvenil.

"Sin soberanía no hay democracia" o "votar Feijóo es votar Rajoy y darle un cheque en blanco para que siga con su política de recortes" han sido las frases que más se han podido escuchar en boca del candidato nacionalista a la Presidencia de la Xunta, quien asegura que el 21 de octubre, los gallegos "tienen la doble oportunidad" de "parar los recortes de Rajoy" y "poner fin al peor gobierno de la historia de Galicia".