Sábado 21.07.2018
El revólver era de su abuelo

Muere un niño por un disparo fortuito jugando con su primo

Un niño de 12 años falleció anoche en Valladolid a consecuencia de la herida de bala que le provocó un disparo, al parecer fortuito, de un revólver de pequeño calibre cuando estaba en una vivienda en compañía de su primo de 16 años

Un niño de 12 años falleció anoche en Valladolid a consecuencia de la herida de bala que le provocó el disparo de un revolver de pequeño calibre, cuando estaba en una vivienda en compañía de su primo, de 16 años, quien al parecer fue el que realizó la detonación de modo furtuito.

Los hechos se produjeron en una vivienda de la calle Francisco Mendizábal de la capital, en la que los dos menores estaban solos.

El arma, un revolver de pequeño calibre, pertenecía al abuelo de los menores, y la detonación, según las primeras investigaciones de la Policía Nacional, se produjo de forma accidental en torno a las 21.50 horas de ayer, cuando supuestamente el primo mayor disparó al menor.

El niño fue trasladado urgentemente aún con vida al Clínico de Valladolid, donde no fue posible evitar su muerte, y el otro menor fue llevado al otro centro sanitario víctima de un ataque de ansiedad.

Además ha sido detenido el abuelo de los dos niños y propietario del arma de fuego, que ha pasado a disposición judicial como supuesto autor de un delito de tenencia ilícita de armas, según fuentes de la Policía Nacional.