lunes 16.12.2019

Exteriores dice que aún no está confirmado que la autoría sea de Al Qaeda

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación ha informado de que aún no hay confirmación total de que el grupo Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) sea el autor del secuestro de los tres cooperantes catalanes en Mauritania, aunque los indicios seguirían apuntando a esta organización terrorista.

Exteriores cree que "todavía no se pueden determinar los autores de los hechos" y que se debe esperar a la investigación policial o a la reivindicación del secuestro para sacar conclusiones, han señalado a Efe fuentes de este departamento.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue quien afirmó ayer, lunes, que todo apuntaba a que había sido obra de AQMI, después de recordar que había habido precedentes de raptos de cooperantes europeos y norteamericanos en esa zona.

Exteriores asegura que no se conocen detalles sobre la localización de Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez, de la ONG Barcelona Acción Solidaria, y si podrían haber sido trasladados a Mali, el país vecino. El departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos subraya que se están haciendo "todos los esfuerzos" para afrontar la situación.

La Embajada de España en Mauritania se mantiene al tanto de los otros cooperantes del convoy, quienes no han decidido todavía si seguirán su ruta o regresarán a Barcelona, según las fuentes.

El secuestro ocurrió en la carretera que une Nuadibú y Nuakchot, las dos principales ciudades mauritanas, cuando los tres cooperantes iban en un convoy de trece vehículos que transportaban material de ayuda con destino a Dakar, la capital de Senegal.

Exteriores ha actualizado hoy en su página web (www.maec.es) sus recomendaciones para viajar a Mauritania y ha incluido el tramo entre Nuadibú y Nuakchot como "zona de riesgo medio". Esta carretera, operativa desde 2005, permite atravesar de norte a sur Mauritania desde el Sahara Occidental para llegar a Senegal.

Además de ese tramo, Exteriores califica de "zona de riesgo medio" la frontera con Mali, solo en la parte sudeste del país (Néma). Sin embargo, los desplazamientos por la parte nororiental de Mauritania están "totalmente desaconsejados" al tratarse de una inmensa extensión de desierto, con riesgo de minas en la frontera con Argelia y que ha sido además escenario de actos de bandidaje cometidos por grupos organizados de asaltantes y, últimamente, dos actos terroristas perpetrados en Mauritania.

El riesgo de robo, asalto o secuestro puede hacerse extensivo a toda la franja oriental de Mauritania, según Exteriores, que advierte de la "situación de amenaza terrorista con alto riesgo de eventuales atentados y secuestros" en este país africano.

Exteriores dice que aún no está confirmado que la autoría sea de Al Qaeda