miércoles 03.06.2020
dudas INTERNAS sobre las cifras reales

El misterio de los 860.000 afiliados del PP

Los 'populares' dicen tener cerca de un millón de afiliados en la actualidad, pero según su contabilidad oficial de 2013 y 2014 los militantes que pagan sus cuotas rondarían los 200.000. El sector crítico del PP pide una auditoría sobre el número real de afiliados con derecho a ser compromisario y que ésta se haga pública, porque los compromisarios son los que dan las victorias en los congresos

La cúpula del PP celebra el triunfo del 26J. Imagen de archivo | PP
La cúpula del PP celebra el triunfo del 26J. Imagen de archivo | PP

El desmesurado número de afiliados que se supone que el PP tiene registrado en un misterioso programa llamado Lanza no le cuadra ni a los propios ‘populares’: 865.000 y subiendo, pese a la crisis económica, los numerosos casos de corrupción, la pésima puntuación de sus miembros en los barómetros del CIS; y más importante aún, pese a ser un país en el que el asociacionismo supuestamente brilla por su ausencia. Se trata de un ‘expediente X’. Un misterio interesado que se mantiene como arma de poder interno y que ya no sólo resulta sospechoso, sino que empieza a incomodar. Sobre todo a ese sector crítico que anhela un sistema de elección de los cuadros de mando más transparente.

“Pedimos que se haga una auditoría sobre el número real de afiliados y que ésta se haga pública. Los posibles candidatos tienen que saber con cuántos afiliados reales cuenta el PP hoy que puedan votar en el próximo congreso, para que el proceso se desarrolle con transparencia”. Esta es la nueva exigencia del Foro Pensamiento y Desarrollo, compuesto por jóvenes afiliados y simpatizantes del PP, que ya ha conseguido que un juez admitiera a trámite su demanda contra el Partido Popular por incumplir sus propios estatutos tras llevar un año y medio de retraso en la convocatoria de su Congreso Nacional.

Una exigencia importante y que ya anuncia tormenta. “Cuando nosotros hagamos primarias una de las principales sorpresas que descubriremos tendrá que ver con la militancia real que tiene el partido”, advierte a Estrella Digital un dirigente ‘popular’, que asegura que cuando fue alcalde de un importante municipio y tuvo que recurrir al registro de la militancia de su partido para convocarles a un acto de partido no fue capaz de contactar con ninguno de los inscritos. “O habían muerto o ya se habían dado de baja y no les habían quitado de la base de datos”, relatan las fuentes consultadas.

Se trata de uno de los principales misterios en todos los partidos políticos, pero muy especialmente en el PP.  El PSOE actualizó y ajustó su censo en el año 2000, cuando José Luis Rodríguez Zapatero llegó a la secretaría general del PSOE, de 500.000 a 250.000. Pero el PP nunca ha hecho este tipo de regularización.

Es un "tema muy serio", advierten militantes 'populares' consultados por este diario. "Tú imaginate que me doy de baja del PP y me doy de alta en Ciudadanos. Según la ley yo no puedo estar afiliado a dos partidos políticos. Así que si en el PP no me dan de baja estoy cometiendo una ilegalidad", explican las mismas fuentes, conocedoras del 'modus operandi' de los 'populares' en este aspecto que es "no borrar a nadie de sus bases de datos" para seguir "falseando" su poder interno. Como podría pasar con la delegación andaluza, advierten las fuentes consultadas. "Dicen que tienen 300.000 afiliados y no llegan a 40.000. Pero eso les permite tener un importante número de compromisarios en los Congresos Nacionales y por lo tanto un gran poder de decisión de los presidentes nacionales. Aquí radica el poder de Javier Arenas en Génova".

Los datos de afiliación política son datos de carácter personal que requiere de una gran seguridad, lo que hace más complicada su consulta. Pero no deja de ser llamativo que nadie exija más transparencia en un asunto vital como es la elección de los líderes ‘populares’. Este diario ha tratado de ponerse en contacto con el partido para hacerle preguntas a este respecto y no ha recibido respuesta. “La persona de ficheros es la más secreta del mundo”, advierten fuentes cercanas al PP.

Por este motivo, desde el Foro de Pensamiento y Desarrollo exigen una auditoría “para demostrar que los afiliados que dice Génova que tiene realmente existen”. En primer lugar, comprobar que “ esté vivo”. En segundo lugar, que “está dado de alta y realmente quiere seguir estando dado de alta”. Y en tercer lugar, que está “al corriente de las cuotas”.

El PP dice que tiene más de 800.000 afiliados, pero esta cifra ya esconde una importante trampa, puesto que en ella se incluye a los militantes y a los simpatizantes. La diferencia es que los primeros están obligados a pagar una cuota y por lo tanto tienen derecho a ser compromisarios en los Congresos -los responsables de votar a los presidentes nacionales, autonómicos, provinciales e insulares-, y los segundos no.

¿Quién paga una cuota en el PP?

Acceder a estos datos desglosados es imposible, aunque existen fórmulas que se pueden aplicar para hacer una aproximación. Una importante pista nos la proporciona la contabilidad oficial del PP. Por ejemplo, la de 2013 y 2014. Los ‘populares’, en 2013, ingresaron 4,4 millones de euros de cuotas de afiliados. Teniendo en cuenta que la cuota mínima suele ser de 20 euros al año, y contando que todos los inscritos aportaron esa cantidad, los militantes del PP serían 220.000. En 2014 esa cifra se quedaría en 185.000. El resto, de ser cierto que existan, en ese caso serán simpatizantes.

Aunque ellos no tendrán derecho a ser compromisarios; y por lo tanto no tendrán poder de decisión en los próximos congresos provinciales, regionales y nacional. Fuentes del sector crítico dan por hecho que el próximo Congreso Nacional del PP, que en caso de que finalmente se logre formar gobierno se celebrará a finales de octubre, principios de noviembre, seguirá siendo por compromisarios. “Será en ese Congreso en el que se prepare el siguiente para hacerlo mediante primarias”.

Aún así, estos ‘populares’ sí exigen más transparencia en el próximo Congreso y que los afiliados que presenten los avales necesarios para ser “candidatos compitan en igualdad de condiciones, es decir, que cuenten con los mismos medios económicos y acceso a las bases de datos”. Aunque el acceso a los afiliados siempre se guarda para el candidato oficial, denuncian los críticos. “El partido dice que no puede decirte quién vota porque si no incumple la ley de protección de datos. Pero su candidato sí lo sabe porque las estructuras locales y regionales  se lo dice. Son unos pucherazos como la copa de un pino y llevamos 30 años funcionando así”.

Comentarios