Jueves 16.08.2018
Crimen de la guardia urbana

El ex abogado de Rosa Peral también confirma el idilio de ésta con Pedro

El letrado que defendió a Peral en el caso de la porno venganza confirma que la pareja buscaban un hijo aunque reconoce que dejó de defenderla cuando habló con la familia del finado

De nuevo otro testigo, (en este caso propuesto por la defensa de Albert López), ha declarado que la agente de la guardia urbana, Rosa Peral y quien era su pareja en mayo de 2017, el también agente Pedro Rodríguez, estaban muy enamorados. Se trata del abogado defensor de Rosa Peral en el caso de la porno venganza,  Francisco Ruiz Palomares,  quien prestó declaración ante la juez que investiga la muerte de Pedro Rodríguez el pasado día 20 de julio.

Buscaban descendencia

Ruiz Palamares  explicó a la juez que conocía a ambos a ambos (Pedro y Rosa) y que los meses inmediatamente anteriores a la desaparición del Pedro Rodríguez, no sólo no observó ningún atisbo de la mala relación sino todo los contrario Declara que se les veía enamorados y que el propio agente le confirmó que estaban buscando un niño prueba de que la relación estaba consolidada.

Rosa afectada pero entera

El abogado reitera que durante el tiempo que coincidió con ambos  (juntos o por separados) no observo ninguna pugna, reproche o enfado entre ellos.

Ruiz Palamares explica que, durante el funeral de Pedro, tuvo la  oportunidad de hablar solas con Rosa y la encontró muy afectada pero a la vez entera… “Pedro no me perdonaría que me viniera abajo”, dice a la juez que le dijo Rosa.

Con la familia

Preguntado por los abogados personados en la causa, este letrado reconoce que el día 7 de mayo de 2017 recibió la visita en su despacho de  “José”, el hermano de Pedro, quien le dijo que tenia sospechas de que Rosa Peral estaba tras la muerte de sus hermano.  Sin  ahondar en detalles, el letrado de la agente explica a la juez que tras aquella conversaciones  decidido desentenderse de la defensa de Rosa Peral.

Buscan malas relaciones

El fiscal y la defensa del otro imputado en la causa, el también agente de la guardia urbana, Albert López, insisten en buscar pruebas que acrediten unas ciertas malas  relaciones entre Rosa y Pedro en los meses, días o semanas antes de la muerte de éste (1 o 2 de mayo de 2017), pero al menos en las ultimas declaraciones celebradas , el discursos de los testigos ha ido, justamente, en sentido contrario.