domingo 15.12.2019

Un especialista en reestructuraciones empresariales al frente de la BBK

Mario Fernández Pelaz, que ocupará la presidencia de la BBK el próximo 31 de julio, se licenció en Derecho por la Universidad de Deusto en 1965. Desde 1966 ejerce la profesión de abogado. Es también profesor de Derecho Mercantil en la Facultad de Empresariales de la Universidad de Deusto. Mario Fernández se especializó en reestructuraciones de empresas en crisis, confección de condiciones de viabilidad, negociación con partes implicadas y obtención de créditos oficiales.

Afiliado del PNV, en marzo de 1980 fue incluido dentro del primer gabinete del Gobierno Vasco tras su restauración. Fue elegido por el lehendakari Carlos Garaikoetxea para dirigir la cartera de Trabajo. Esta consejería fue asumiendo algunas de las competencias que le habían sido tranferidas por la administración central.

En enero de 1982 Garaikoetxea nombró a Fernández vicelehendakari para el desarrollo autonómico en 1984, cargo que siguió compajinando con la consejería de Trabajo. Este nombramiento convirtió a Fernández en el número dos del ejecutivo vasco y en el encargado de negociar las transferencias de competencias con el Gobierno Central.

En abril de 1984 fue elegido parlamentario vasco por el PNV. También continuo en su cargo como vicelehendakari al ganar su partido político las elecciones y formar gobierno, siendo refrendado en su cargo por el lehendakari Carlos Garaikoetxea.

La segunda legislatura se caracterizó por la grave crisis interna del PNV que enfrentó al lehendakari Garaikoetxea con Xabier Arzalluz, presidente del PNV y que desembocó en la escisión del PNV y en la creación de un nuevo partido en septiembre de 1986, Eusko Alkartasuna, liderado por Garaikoetxea. Garaikoetxea dimitió como lehendakari el 27 de enero de 1985 y fue sustituido en su cargo por José Antonio Ardanza, fiel a la dirección del partido.

Durante la crisis Fernández cesó también como vicelehendakari, aunque se mantuvo fiel al PNV manteniéndose como parlamentario del PNV hasta finalizar la legislatura en 1987. Mario Fernández fue uno de los políticos "tocados" por la crisis política del PNV.

En 1987 encabezó la lista de Eusko Alkartasuna para el Ayuntamiento de Bilbao, obteniendo esta formación política tres concejales y siendo Fernández su portavoz en dicho municipio para posteriormente formar parte de las Juntas Generales de Vizcaya.

Considerado un crítico dentro del PNV, su nombre apareció publicado en el 2000 en una lista de posibles objetivos de ETA. También ha hecho apariciones públicas defendiendo la legitimidad del Plan Ibarretxe.

Tras alejarse de la política activa se dedicó a la empresa privada. Llegó a ostentar el cargo de Director Jurídico de Asuntos Legales y miembro del Comité de Dirección del BBVA.

Tras abandonar el BBVA ingresó en el 2002 como socio del bufete de abogados Uría y Menéndez. En abril de ese año se vio envuelto en el escándalo de las cuentas secretas del banco BBVA que se produjo cuando él era un alto cargo del banco.

La Fiscalía Anticorrupción solicitó su imputación en el caso, pero el juez Baltasar Garzón no lo consideró oportuno y finalmente no fue juzgado por estos hechos.