Sábado 16.02.2019
MANIOBRAS DE LA OTAN

España lidera en Polonia el mayor ensayo de respuesta a una invasión rusa

Unos 1.300 militares españoles participan en el ejercicio Brilliant Jump II, una demostración de fuerza de la Alianza Atlántica en el este de Europa. 900 militares de la BRILAT forman el grueso de la llamada “punta de lanza” que la OTAN despliega estos días en Polonia. Al otro lado de la frontera, Rusia

Militares de la BRILAT, durante los preparativos para ser punta de lanza. | Flickr Ejército de Tierra
Militares de la BRILAT, durante los preparativos para ser 'punta de lanza'. | Flickr Ejército de Tierra

El escenario, Europa del Este. La amenaza, “una evolución de la situación en la zona”, que es la forma de decir en román paladino de la OTAN, un eventual enfrentamiento con Rusia, la nueva doctrina de la Alianza. La respuesta, el despliegue rápido de una brigada “punta de lanza” de 2.000 militares y el material que necesitan en el menor tiempo posible.

Así es el Brilliant Jump II, el ejercicio que ha planteado la Alianza Atlántica para poner a prueba la capacidad de despliegue del Ejército español, que durante 2016 está al mando de la llamada Fuerza Conjunta de Muy Alta Disponibilidad (VJTF) de la OTAN.

Las operaciones son dirigidas desde el Cuartel Terrestre de Alta Disponibilidad de Bétera, pero el grueso de la brigada “punta de lanza” está formada por militares del Batallón San Quintín (con base en Asturias), de la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable Galicia VII. De allí, España ha enviado 1.300 efectivos -900 de ellos de la BRILAT- aunque la 'spearhead' de la OTAN, también está formada por militares británicos, albaneses, polacos y estadounidenses. 

La mayor parte de los vehículos, entre ligeros y pesados, han salido del puerto de Vigo. | Flickr Ejército de Tierra

La mayor parte de los vehículos, entre ligeros y pesados, han salido del puerto de Vigo. | Flickr Ejército de Tierra

El despliegue logístico también ha supuesto el transporte de 14 contenedores repletos de material y 250 vehículos, que han partido del puerto de Vigo y otros puertos españoles. 

Despliegue

El ejercicio, que se desarrollará en el campo de maniobras de la localidad polaca de Zagan del 17 al 27 de mayo, tiene como objetivo el despliegue de las fuerzas en un punto concreto de manera coordinada e integrada.

“Llegamos a Polonia y hacemos un proceso de recepción de personal y material; vamos a un punto final, -el campo de maniobras de Zagan- y allí nos integramos todos, desde la parte española hasta los que vienen desde otros puntos”, explica a Estrella Digital el comandante José Alberto Gallego López, encargado del planeamiento y la conducción de estos ejercicios.

Desde ahí, esta brigada multinacional dirigida por España tiene que hacer un despliegue, desde la “aclimatación y la prueba de las armas hasta instruirnos juntos para cohesionar a la unidad”, explica el responsable español del ejercicio. “No es una ofensiva, sino una demostración de cómo nos instruimos para que esa unidad que se ha desplegado en muy poco tiempo esté preparada para combatir”, indica.

Un éxito en la activación

Durante el mes de abril, esta “spearhead” o fuerza de punta de lanza de la OTAN demostró que era capaz de activar a todos sus componentes en sólo dos días.

“En la primera parte del ejercicio llamado, Brilliant Jump I Alertex -desarrollado del 1 al 10 de abril- se puso en marcha la capacidad de movilizar a toda esa fuerza y ver si de verdad en dos días está disponible todo. Y, la verdad, es que fue un éxito”, explica el comandante Gallego.

Tras comprobar que la activación de todos los efectivos y materiales de la VJTF pueden estar disponibles en dos días, “lo que quiere ver ahora la OTAN es que somos capaces de llevar a toda esa gente y todos los materiales a un punto”, explica el oficial.

Pese a que el ejercicio se desarrolla del 17 al 27 de mayo, el día 25 harán una demostración para la prensa. Mostrarán "cómo desde el avión que llega al aeropuerto de Wroclaw despliegan fuerzas militares, cómo llegan al campo de maniobras, y se verá cómo integramos las fuerzas. Es decir, cómo una unidad española hace instrucción y adiestramiento conjunto con una unidad no española", explica el comandante. 

Trident Juncture

España acogió en octubre las mayores maniobras de la OTAN, el ejercidio Trident Juncture, justamente para poner a prueba la capacidad de combate de las fuerzas de respuesta rápida de la OTAN antes de que estuviera oficialmente activa. En ese caso, "la idea era mostrar que la VJTF estaba instruida, que éramos capaces de hacer un combate. Y pusimos de todo. Avance hacia un pueblo, tiros, rescate de unos civiles con helicópteros. Era una ofensiva", explica el comandante Gallego, que también preparó ese ejercicio. 

Y también fue un éxito. La OTAN certificó su fuerza de alta disponibilidad (Fuerza de Respuesta de la OTAN NRF 2016), capaz de desplegarse en cualquier lugar en un corto periodo de tiempo y se homologó la nueva Fuerza de Muy Alta Disponibilidad (VJTF). 

En ese caso, participaron 36.000 militares de más de 30 países, que desplegaron en 16 escenarios del sur de Europa, ocho de ellos en nuestro España y el resto, en Italia y Portugal.

Prueba para España

La VJTF se diseñó en la Cumbre de Gales, en septiembre de 2014. Los 28 países aliados decidieron la puesta en marcha de un plan para mejorar la capacidad de respuesta de la OTAN ante cualquier crisis o amenaza, que se materializa en Rusia, por el este de Europa, y el yihadismo, por el sur.

España es el primer país que lidera esta VJTF, lo que ha supuesto un reto. “Es una prioridad absoluta para el Ejército de Tierra”, explica el comandante Gallego, y, por el momento, los resultados parecen satisfactorios. “Fuimos los primeros en ser la base de esta VJTF y ahora estamos demostrando que somos capaces de alertar y que somos capaces de desplegar”, explica el militar.

Comentarios