lunes 27.01.2020

España habría crecido más que la zona euro sin la construcción, según el Sabadell

La construcción ha tenido un impacto menos crucial de lo que se cree en el avance de la economía española en los diez años anteriores a la crisis porque, sin la contribución de ese sector, el Producto Interior Bruto habría seguido creciendo a un ritmo muy superior al de la zona euro. Así lo revela un estudio del Banco Sabadell, que calcula que la economía española habría logrado un crecimiento medio del 3,5% entre 1997 y el 2007 sin tener en cuenta el peso del "ladrillo", frente al 2,4% de media de los países que comparten la moneda única.

Incluso "anulando el efecto multiplicador de la construcción sobre el resto de la actividad, también se mostraría un comportamiento relativamente positivo", explica la Dirección de Estudios de la entidad catalana.

Según sus estimaciones, el sector servicios ha sido "de lejos" el principal motor del crecimiento en la década anterior al estallido de la crisis, ya que provocó que el PIB creciera anualmente una media del 2,6%, frente al 0,5% aportado por la construcción, en línea con la contribución de la industria.

No obstante, el peso de la construcción siguió siendo muy superior al registrado en la zona euro, donde dicho sector contribuyó a que el crecimiento anual fuera superior sólo en una décima.

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria se ha dejado notar con más crudeza en el empleo, ya que la construcción ha llegado a provocar en algún trimestre el 40% de la pérdida de puestos de trabajo, seguido de lejos por el sector manufacturero.

En cualquier caso, el Banco Sabadell cree que "España puede crecer pese a las elevadas tasas de desempleo", como lo demuestran crisis anteriores.

Por ejemplo, España fue capaz de crecer un 3,9% de media anual entre 1995 y 1998 pese a contar con el 17% de la población activa sin trabajo.

"Las elevadas tasas de desempleo son claramente indeseables tanto desde un punto de vista económico como social", admite el Sabadell, que se suma a las peticiones de reforma del mercado laboral.

"Existen pocas dudas de que el mercado laboral español necesita avanzar hacia una relación de intercambio entre flexibilidad y seguridad laboral más satisfactoria y hacia unos mecanismos de negociación salarial que permitan una mayor vinculación de éstos con los avances de la productividad y no representen un lastre en términos de competitividad", señala su servicio de Estudios.

España habría crecido más que la zona euro sin la construcción, según el Sabadell