jueves 17.10.2019
Entrevista a 'Simón de Monfort'

“España amenaza a los voluntarios que van a Irak a luchar contra el DAESH”

'La primera estrella' ha conseguido hablar con uno de los voluntarios españoles que luchan contra el Estado Islámico en Irak. Es un exmilitar español que llegó a ese país a comienzos de año y ya ha participado en la toma de ciudades como Bashir

'Simón de Monfort' (derecha)  con un miliciano kurdo en la toma de Bashir.
'Simón de Monfort' (derecha) con un miliciano kurdo en la toma de Bashir.

Se fue a Irak a comienzos de año para luchar contra el Estado Islámico por su cuenta y riesgo. Se integró en una milicia kurda, ha pasado por varios frentes y ha participado en la recuperación de ciudades como Bashir del poder del DAESH. Ahora, está en una milicia cristiana con la que prepara el asalto a Mosul, la tercera ciudad más grande de Irak, en manos del grupo terrorista desde junio de 2014.

‘La primera estrella’ ha conseguido hablar con ‘Simón de Monfort’, nombre de guerra de este exmilitar español, que desde Irak narrado el conflicto. Critica la “hipocresía del estado español en su lucha contra el DAESH” y la “persecución” que hacen las autoridades a los voluntarios españoles que intentan llegar hasta Irak. Pero tiene la sensación de que no les van a frenar: preparan un campo de entrenamiento para los voluntarios internacionales y para ayudar a refugiados que huyen del terror del ISIS.

-¿Cómo han sido estos meses de lucha con los kurdos?

-Es una guerra no convencional, de guerrillas. Hay que estar todo el día alerta. Ahora, estamos en el norte de Mosul en una milicia cristiana asiria en la ciudad de Duhok. Nuestro propósito es reconquistar las ciudades de mayoría cristiana, lo que implica una motivación mayor, porque además de contra el DAESH luchamos por las minorías cristianas.

-Según cuenta, no hay una línea definida de frente sino que son golpes de mano y acciones que van y que vienen..

-Hay una línea de frente, pero no es determinante. No hay dos países luchando en un lugar concreto sino elementos del DAESH al otro lado del frente pero también en las propias ciudades que habitamos. Es una guerra muy complicada. 

-Y en la que se usa también a civiles…

-Todos los días recibimos refugiados, mujeres, niños… Son personas que huyen del DAESH, a quien no le hace ninguna gracia que se vayan de su zona y les utilizan como escudos. En ocasiones, les cargan de explosivos o cuando acudimos a rescatarlos nos atacan.

-Por lo que cuenta, la situación es compleja y parece que hay poca ayuda de la coalición internacional, poco apoyo militar.

-Hay muchos intereses creados. Por un lado, Estados Unidos apoya a los kurdos, pero tampoco demasiado, porque se enfrentaría a la amistad que tiene con Turquía. No hay ninguna intención de Estados Unidos ni de otras potencias de acabar con el conflicto porque en todo este lío se benefician. Hay muchos factores y cada uno juega su baza.

-Tal y como lo cuenta es difícil saber con quién luchar…

-Tenemos claro que es contra DAESH. Si algo ha conseguido el grupo terrorista es unir a todos contra ellos. En el mismo frente nos podemos juntar cristianos, musulmanes chiís, musulmanes sunís, gente de izquierdas, de derechas…

IMG-20160616-WA0012

'Simón de Monfort' (izquierda), con un miliciano chií en la toma de Bashir. 

-¿Hay allí voluntarios de otros países? ¿Hay más españoles?

-España ha pasado de ser el país con menos voluntarios a ser los primeros. Nos sentimos orgullosos por el trabajo de concienciación que hemos realizado. Ahora mismo hay varios españoles y otros que están en camino. Esperamos que los españoles sean protagonistas de esta historia.

-¿Sabe cuántos hay en camino?

-No podemos decirlo porque hay intereses en torpedear que llegue hasta aquí gente. Esta es la hipocresía del Estado español: ellos no lo apoyan abiertamente, tampoco les gusta que nadie apoye e impiden que la gente venga.

-Entonces, ¿España ha puesto más controles para evitar que sigan llegando voluntarios? Han contado algún percance a través de su página de Facebook Apoyo a Voluntarios Españoles contra DAESH.

-Los voluntarios venimos a una milicia gubernamental, es un ejército regular, con sus mandos. Venimos con visado, tarjeta de residencia… todo legal. No somos mercenarios, porque no cobramos, al revés, tenemos que sufragar nuestros gastos. Tampoco estamos en ningún partido considerado terrorista como puede ser el PKK. No hacemos nada ilegal. Otra cosa es que al Estado español no le guste. Tiene unos intereses oscuros que defender y no le interesa que haya aquí gente que no está controlada por ellos.

-¿Cree que va a encontrar algún problema legal, alguna represalia, cuando regrese a España?

-Cuando vine no lo tenía claro, pero vine dispuesto a todo. Ahora estoy más tranquilo, aunque molesten: la policía cuando no puede hacer algo legalmente intenta que la gente desista y tenga miedo. Ha habido candidatos que han sido interceptados en países intermedios, han vuelto a España, han estado detenidos, interrogados, amenazados y después se les ha puesto en libertad porque la Audiencia Nacional dice que no tiene nada contra el ejército peshmerga.

-Cuando llegan voluntarios internacionales, ¿van todos a la misma unidad? 

-Aquí hay varias unidades que solicitan voluntarios, de modo que en función de la unidad las condiciones son diferentes. Hay un proyecto en marcha, una base para atender a los refugiados de Hawija y Faluya. Además, serviría de base de entrenamiento para los voluntarios. 

-¿Se le hace larga esta guerra?

-Lo más duro no es el momento de combate, sino la estancia aquí, el tiempo que estás, lo que dejas en España…

-¿Merece la pena esto? ¿Están ganando la batalla al DAESH?

-Da rabia ver que en un mes se podría acabar si hubiera voluntad política. Pero hay intereses oscuros. Luchar en una guerra en la que tienes menos medios que ellos, que esos medios han sido proporcionados por potencias como EEUU y otras en su guerra por derrocar a Al Asad en Siria. Entonces, te das cuenta de que luchas contra algo que, si se quisiera políticamente, se acabaría con ello. Y eso es lo que más impotencia y rabia da.

-Para quien no lo sepa. Simon de Monfort, ¿por qué?

No fue algo demasiado pensado. Es un general dominico cruzado. Pero es importante tener un sobrenombre teniendo un enemigo tan importante y con tantos tentáculos incluso en España… no se puede andar diciendo quién eres.

Comentarios