CADA VEZ LLEGAN MÁS VOLUNTARIOS

Exmilitares españoles dirigen una escuela de 'cruzados' contra el Daesh

Dos españoles se unieron a la lucha contra el ISIS a comienzos de año en una base de los peshmerga en el Kurdistán iraquí. Acaba de llegar otro y se espera que, en las próximas semanas, sean muchos más. “Simón”, el apodo de uno de los primeros en llegar, se encargará de adiestrarlos

Exmilitares españoles dirigen una escuela de 'cruzados' contra el Daesh

Varios españoles, exmilitares y voluntarios de la lucha contra DAESH, están creando un campo de entrenamiento bajo el cobijo de los kurdos, para milicianos en el norte de Irak. Los alumnos acabarán en el frente iraquí y en el Sirio, en primera línea de lucha contra la yihad islámica.

Cada vez llegan más voluntarios occidentales y hay que prepararlos para la lucha contra el DAESH, según cuentan los españoles que ya se han unido a los kurdos para combatir al grupo terrorista que invade Irak y Siria. Pese a que todos los que se apuntan han sido previamente seleccionados por su experiencia militar, tienen que conocer los hábitos de los 'peshmerga', como se denomina a los combatientes kurdos en Irak, y el armamento que utilizan en el frente, que se encuentra a pocos kilómetros de la base, muy cerca de la ciudad de Haweeja, en el sureste de Kirkuk.

El encargado de esa “escuela” será un exmilitar español que lleva allí un par de meses y a quien Estrella Digital entrevistó hace unos días. Simón de Monfort, su nombre en clave, es uno de los hombres más preparados en esa base, por eso los peshmerga le han encargado la instrucción de los nuevos voluntarios occidentales que van llegando.

Perteneció al Grupo de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra y ha trabajado en empresas de seguridad, por lo que se considera "suficientemente preparado para estar" allí. Simón es el encargado también de acoger a los nuevos voluntarios que van llegando poco a poco.

https://www.youtube.com/watch?v=8f-UP2ogYwY&feature=youtu.be

'El Gallego', apodo de uno de estos aspirantes a 'cruzados', ha sido el último en llegar y es el primero de un gran grupo que se prepara para acudir a las bases de los 'peshmerga' en Irak, según nos cuenta un contacto de Simón en España.

Cuando llegan a la base, tras haber pasado por el proceso para obtener una tarjeta de residencia, el permiso de armas y su propio AK-47, Simón les explica cómo funciona todo allí y les acompaña al pueblo más cercano para conseguir “saldo para internet y el móvil y otras cosas que necesitan”,explica.

Uno de los problemas con los que se encuentran es justamente tener acceso a la red -"es carísimo, 12 euros de tarifa semanal y muchas veces se corta antes", explica Simón- y conseguir dinero para seguir con su "misión" allí, ya que no perciben ninguna remuneración del ejército kurdo, que sí les proporciona comida y techo y les tratan "muy bien". 

Motivación religiosa (o no)

El objetivo de todos los voluntarios occidentales es luchar contra el autodenominado Estado Islámico, aunque sus motivaciones son diversas. En el caso de 'El Gallego' y de Simón, la defensa de los cristianos es fundamental. "No podía permanecer de brazos cruzados viendo el genocidio a que estaban sometidos no sólo los cristianos, sino todo lo que entorpezca la creación de un estado islámico radical sunita en la zona", explica Simón a Estrella Digital. No entendía "por qué miles de voluntarios islamistas engordaban las filas del ISIS y los cristianos no acudíamos al auxilio de nuestros hermanos". 

No en vano, la organización francesa que tramita la estancia de ambos allí, Dwekh Nawsha France, define su principal objetivo como la creación de un "ejército cristiano para luchar contra la barbarie islámica, proteger a los cristianos de oriente y todas las poblaciones oprimidas allí". 

Sin embargo, las personas interesadas en acudir a luchar contra el grupo terrorista no sólo tienen una motivación espiritual. De hecho, muchas de ellas se declaran "ateas, no católicas y con diferentes ideologías", explica el administrador de la página de Facebook Apoyo a Voluntarios Españoles contra el DAESH que, además de contar el día a día de los voluntarios allí, canaliza cada vez más peticiones de información

Muchos interesados

De hecho, el número de personas que han contactado tras la llegada de los dos primeros españoles ha sido muy alto, según cuenta este amigo de Simón. No saben exactamente cuántas personas terminarán viajando a Oriente Medio, pero son muchas las que han contactado con ellos.

Aun así, sospechan que algunos de esos contactos son efectuados por las autoridades para obtener información. De hecho,Dwekh Nawsha France les ha alertado de que han recibido mensajes de los servicios de inteligencia españoles con el objetivo de saber más datos de quiénes viajarán próximamente a Irak.

Por su parte, el Ministerio del Interior no ofrece información sobre a este tema por “motivos de seguridad”, mientras desde Defensa aseguran que no se llevan registros, dado que estas personas ya no forman parte del Ejército. 

La guerra continúa

Mientras, varios voluntarios ultiman los preparativos de su viaje a un lugar en guerra, donde no cesa la lucha contra los terroristas para recuperar el territorio arrebatado por el ISIS. 

Aun así, el Estado Islámico continúa con su ofensiva y la situación es muy tensa entre la población. Lo que se encuentran a su paso es "desolación de las batallas con poblaciones totalmente arrasadas. En los pueblos y ciudades kurdas, la situación es tensa entre las diferentes etnias que, aunque conviven" están cada vez más crispados", explica el 'cruzado' español desde el frente. 

Él sigue con su misión, a la que cada vez se unen más voluntarios, sin miedo. "Aquí hemos venido con todas las consecuencias", sentencia.