miércoles 16.10.2019

Las escasas precipitaciones ponen en peligro la reserva de agua

La escasez de lluvias de la última semana han propiciado un nuevo descenso de la reserva de agua acumulada en los embalses peninsulares, que se ha situado en el 44,4 por ciento. Los embalses han reducido su capacidad en 588 hectómetros cúbicos de agua (el 1,1 por ciento del total) y la cuenca más afectada ha sido la del Ebro, donde los embalses han perdido 165 hectómetros cúbicos, mientras que las más precarias siguen siendo las del Segura y el Júcar.

La cantidad de agua acumulada (un total de 24.717 hectómetros cúbicos) es inferior a la del año pasado en las mismas fechas, cuando los embalses estaban 46,8 por ciento, y también menor a la media de los últimos diez años (del 49,4 por ciento).

Durante la última semana, los embalses han reducido su capacidad en 588 hectómetros cúbicos de agua (el 1,1 por ciento del total) y la cuenca más afectada ha sido la del Ebro, donde los embalses han perdido 165 hectómetros cúbicos.

Las cuencas más precarias siguen siendo las del Segura y el Júcar, que están al 26,8 y al 28,4 por ciento, respectivamente, aunque la situación en ambas es mejor que la del año pasado en las mismas fechas, cuando se encontraban al 17,4 y 21,8 por ciento, y también a los registros medios de los últimos años.