Jueves 20.09.2018
Cobrará el 100% del sueldo base sin trabajar

Robles veta que el militar de La Manada tenga destino pero debe pagar su sueldo

Alfonso Jesús Cabezuelo, el militar de La Manada, ya no está suspendido de funciones. La ley de la Carrera Militar estipula que sólo se les puede suspender durante 6 meses o mientras dure la prisión preventiva. Al salir en libertad provisional pasa al servicio activo. La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha negado a darle destino. Lo que no puede evitar es pagarle el 100% de su sueldo base   

Alfonso Cabezuelo, militar de La Manada
Alfonso Cabezuelo, militar de La Manada

Cobrará alrededor de 800 euros al mes sin trabajar. El militar de La Manada ya no está suspendido, sino en servicio. La Ley de la Carrera Militar establece que sólo pueden suspenderlo durante 6 meses o mientras esté en prisión. Durante la suspensión cobraba el 75 por ciento de su sueldo base. Como ha salido en libertad provisional, ahora cobrará el 100% sin trabajar. El Ministerio de Defensa, con Margarita Robles al frente, ha decidido negarle cualquier destino lo que no puede es retirarle el sueldo.

Según el Ministerio de Defensa, "no se podía evitar el alzamiento de la suspensión de funciones". No obstante, añaden que no se le va a asignar destino. La ley le otorga en estos casos una prerrogativa al ministro de Defensa: "podrá acordar, por resolución motivada en la que habrán de valorarse los hechos imputados, la trascendencia social y el interés del servicio, la prohibición de solicitar y obtener destino por un periodo de tiempo que no podrá exceder del momento de dictarse sentencia firme o auto de sobreseimiento también firme”. Es decir, que lo tendrán en activo sin destino hasta que haya una sentencia firme.

En este caso, Defensa debía elegir entre otorgarle destino con la consiguiente polémica y "alarma social" o abonarle el salario sin trabajo alguno. 

Parecida situación del Guardia Civil

El guardia civil de La Manada, Antonio Manuel Guerrero Escudero, también cobra su sueldo base. En su caso todo este tiempo, más de dos años, lo ha cobrado de forma íntegra porque así lo estipula la normativa de la función pública. Está activo sin destino, con un expediente disciplinario abierto que se resolverá cuando haya sentencia firme. Su salario oscila entre 8700 y 800 euros.

Tanto Cabezuelo como Guerrero han sido condenados a 9 años por abusos sexuales con prevalimiento por la Audiencia de Pamplona.