miércoles 29.01.2020
Sustracción de menores

El juez pone igual pena a Juana Rivas que a Urdangarín: 5 años de cárcel

El juez ha impuesto a Juana Rivas una condena de 5 años de carcel por la sustracción de sus dos hijos. Una condena que fuentes jurídicas consideran desproporcionada. Es la misma por ejemplo que del principal encausado por el caso Nóos, Iñaki Urdangarín

Juana Rivas. Imagen de archivo
Juana Rivas. Imagen de archivo

Cinco años de prisión como autora de dos delitos de sustracción de menores: sus hijos de 4 y 12 años. Es la sentencia del Juzgado de lo Penal 1 de Granada para Juana Rivas, la madre que el verano pasado permaneció un mes en paradero desconocido para no entregar a los niños al padre, desobedeciendo las resoluciones judiciales que la obligaban a hacerlo.

Fuentes jurídicas creen que es un fallo muy duro y desproporcionado. Ha sido castigada con la misma pena, 5 años de cárcel, que por ejemplo Iñaki Urdangarín, condenado por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico influencias.

El fallo 

La sentencia dice textualmente: "Condeno a Juana Rivas Gómez como autora de dos delitos de sustracción de menores a dos años y seis meses de prisión por cada uno de ellos, con accesoria de privación del derecho de sufragio pasivo, privación del ejercicio de la patria potestad durante seis años respecto de sus hijos, a que indemnice a Francesco Arcuri en treinta mil euros euros y al pago de las costas incluidas las de la acusación".

El caso Juana Rivas

Juana Rivas acusa al padre, el italiano Francesco Arcuri, de malos tratos. Él siempre lo ha negado. Fue condenado por maltrato a Juana Rivas en 2009, pero ella volvió después a convivir con él. En Italia hay abierta una causa por malos tratos contra Arcuri.

En la sentencia actual, el magistrado además priva a esta madre de ejercer la patria potestad durante 6 años y la condena a pagar 30.000 euros a Arcuri.

Sentencia rápida

La sentencia está fechada el mismo día en el que se produjo el juicio por este caso en Granada, el pasado 18 de julio, lo que indica la rapidez con la que el magistrado dictó su fallo.

El juez argumenta en la sentencia que sustracción de menores es "el traslado de un menor de su lugar de residencia sin del progenitor con quien conviva".
Además, asegura el magistrado que "la acusada no ha acreditado haber sufrido malos tratos entre 2009 y 2016, ni siquiera haberlos denunciado".

El juez la acusa de cinismo

El magistrado resta total credibilidad a las acusaciones de malos tratos de Juana Rivas e incluso la califica de cínica: "...pese al renuente cinismo de Juana en mantener este argumento del maltrato".

Admite la sentencia que Arcuri fue condenado en 2009 por el juzgado Penal 2 de Granada por malos tratos. "Estando éste, junto al hijo común de 3 años, en el domicilio familiar a las 05,30 horas llegó Juana Rivas y él le pidió explicaciones acerca de donde había estado toda la noche, lo que motivó una discusión entre ambos, en el curso de la cual, él golpeó a Juana".

Pero el juez añade que "tras este incidente la pareja se reconcilia y se traslada a vivir a Carloforte, Italia, y no se inicia ningún procedimiento contra Francesco por malos tratos, salvo la denuncia que ella interpone el 12 de julio de 2016, ante el Juzgado de Violencia 2 de Granada, cuando empezó a mostrar excusas para no volver a Italia". Esa denuncia es la que Juana Rivas alega que fue guardada en un cajón y no es tramitada. "Tras diversos avatares, acabó siendo remitida a las jurisdicción de aquel país, sin que conste que se haya tramitado la misma, ni haya surtido otro efecto aunque Juana Rivas obtuvo una ayuda en España de las que se conceden a mujeres maltratadas", dice el fallo.

El juez no se cree los malos tratos

"No es creíble la certeza de los hechos contenidos en esta denuncia, porque ningún Juzgado ha declarado la veracidad de los mismos. Porque la misma se interpone en un tiempo en el que ya se ha dado inicio a ese conjunto de actuaciones llevadas a cabo por la acusada para consolidar su decisión de no volver y no entregar a los niños", dice el juez.

"No explicó ni se comprende que si fue maltratada en Italia entre 2012 y 2016, al nivel que ella dijo, de tortura y terror, no denunciara allí al momento en que se producía cada uno de los varios episodios que tuvieron lugar, según ella, tratándose de un país con una legislación y cultura de rechazo a estas conductas, similar a la nuestra". 

Una condena injusta

La condena ya ha sido calificado por el abogado de Juana Rivas, Estanislao López, como "injusta y desproporcionada" y ha anunciado que la recurrirá.