Martes 22.01.2019
2 MESES DESDE SU APLICACIóN

Los increíbles de la 'Ley Mordaza'

Desde hace dos meses hay que tener cuidado con, por ejemplo, no jugar al parchís de madrugada, tener deslices verbales como llamar "escaqueados" a unos policías, o poner una foto de un coche patrulla mal aparcado. La nueva Ley de Seguridad Ciudadana ha generado un interesante nuevo capítulo del "Celtiberia show" carandelliano

Manifestación en Madrid contra la Ley de Seguridad Ciudadana. | Greenpeace
Manifestación en Madrid contra la Ley de Seguridad Ciudadana. | Greenpeace

La Ley de Seguridad Ciudadana, o "Ley Mordaza" tal y como la denominan sus detractores, ha cumplido dos meses. Este corto período de tiempo ha dado para mucho más de lo esperado. Pero sobre todo para generar muchas más polémicas de las que cualquiera podría imaginar. Fotos en redes sociales, llamar "colega" a un agente, o jugar al parchís a altas horas de la madrugada han provocado sanciones en aplicación de la nueva ley.

Una mujer ha sido multada por subir a Facebook una fotografía en la que se observaba un coche de la policía municipal estacionando en una plaza reservada para personas de movilidad reducida. Se trata de una alicantina de la localidad de Petrer que escribió, junto a la imagen del vehículo, “aparcas donde te sale de los coj… y encima no te multan…”. Esto le ha conllevado una sanción de 800 euros, por el artículo 36.23 de la famosa ley, por el que se prohíbe “el uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto al derecho fundamental a la información.”

Pero no han sido las sanciones más llamativas llevadas a cabo mediante esta ley. A continuación, algunos ejemplos más:

1. Tan solo 4 días después de la aprobación de la ‘Ley Mordaza’ una joven es multada con 600 euros por “portar una camiseta con el acrónimo A.C.A.B.” que el mismo policía traduce su significado al castellano como “todos los policías son unos bastardos”.

2. Un día después, el 5 de julio, un camionero es sancionado por llamar “colega” a un policía, que le pidió someterse a la prueba de alcoholemia. La patrulla ahí presente recibió esta referencia como un trato “despectivo y desconsiderado a los Agentes, utilzando la palabra “colega” en presencia de los viandantes.Ley-mordaza-580x292
Imagen de la denuncia del 5 de julio. 

3. El martes 14 de julio la acción de los agentes se enfocó en un caso de prostitución. Pero este caso la multada fue la propia prostituta, por “realizar en la vía pública actos de provocación sexual mediante la exhibición obscena del cuerpo desnudo y sus partes más íntimas al objeto de captar clientes para ejercer la prostitución con el consiguiente riesgo para la seguridad vial”. Esta mujer se encontraba realizando esas actividades coaccionada por una mafia, a la que tenía que abonar una cuantía de 300 euros al mes por utilizar ese pedazo de vía donde vendía su cuerpo. “Cuando llegamos estaba llorando y asustada porque un policía había apuntado sus datos y la había multado. Se tenía que vestir y eso era perder dinero, sufrir otra paliza y hacer más servicios para pagar la deuda con la red” declaró Ana, una de las mediadoras de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención de la Mujer Prostituida (Apramp).Finalmente esta sanción no dio lugar a multa, ya que la Administración rechazó la denuncia.

4. Pasada la primera quincena, el 22 de julio, un joven canario de la localidad de Güímar fue denunciado por la Policía por unas declaraciones que hizo a través de las redes sociales. En ellas rechazaba las nuevas infraestructuras a las que serían trasladados los agentes municipales y tildaba a los funcionarios como “¡Cracks!” y “panta de escaqueados”. “Lo mejor para controlar a una casta de escaqueados, bien acomodados en convenios y estatutos, es alejarlos del centro de poder. Sí señor. Qué grandes. Y para bordar la jugada les ponen un kioskito con caipiriñas, hamacas y una piscina” se podría leer en su Facebook. La policía declaró como hechos denunciados “realizar comentarios faltando al respeto y consideración al colectivo de la Policía Local”.

5. Una de las más mediáticas sanciones de esta Ley de Seguridad Ciudadana es la ocurrida en Lucena, Córdoba, el 26 de julio. Hasta 300 euros de multa para un grupo de amigos que tomaban en una de las plazas de la localidad unas pizzas y refrescos. “Nos explicaron que la ley no especificaba qué tipo de bebida” asegura una de las jóvenes afectadas. Esta norma, que realmente no se trata de la Ley Mordaza sino que data de 2006, prohíbe “la permanencia y la concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas o realizando otras actividades que pongan en peligro la pacífica convivencia ciudadana fuera de las zonas del término municipal que el Ayuntamiento haya establecido como permitidas.”

6. El penúltimo día de julio ocho jóvenes fueron denunciados por jugar al parchís en una plaza a las dos de la madrugada. La Policía anunció a los sancionados que “a los vecinos les molestaba el ruido de los cubiletes”. Son 101 euros de multa que les tocará pagar a estos jóvenes, que fueron acusados de “ser muchos” y de no poder hacer “una reunión así como así”

Comentarios