sábado 14.12.2019

El Congreso rechaza las enmiendas a la totalidad del nuevo modelo de financiación autonómica

El Congreso rechazó este jueves por 155 votos a favor, 172 en contra y 9 abstenciones las enmiendas a la totalidad que PP, CiU, BNG y UPyD presentaron a los dos proyectos de ley que regulan el nuevo sistema de financiación autonómica, aprobado el pasado mes de julio en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). En el debate anterior a la votación, la ministra de Economía, Elena Salgado, puso de relieve la importancia de unas normas que articulan "un pilar central de construcción de las autonomías" y que son el resultado de "un largo proceso de negociación", mientras que el PP criticó un sistema que, en palabras de su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, "carece del consenso" que tuvo el anterior modelo, se ha hecho a "espaldas de la crisis" y produce "un agravio comparativo entre autonomías", puesto que "no da a todos lo mismo".

Salgado defendió en todo momento un modelo que solo fue apoyado a ultranza por ERC, y que encontró la oposición de la mayoría de los grupos parlamentarios. Para la ministra, "el modelo plantea una mejora en el sistema de financiación" para los ciudadanos, debido a que, dijo, "el anterior era insuficiente y no aportaba los mecanismos que supusiesen su actualización".

La vicepresidenta económica recordó a la Cámara los ejes básicos de una reforma que "refuerza las prestaciones del Estado de Bienestar y las políticas sociales dirigidas a todos los ciudadanos, sobre todo a aquellos que más apoyo requieren", y "garantiza a las autonomías una aportación adicional de unos 11.700 millones". Asimismo, la nueva financiación "complementa las necesidades en educación", incluída una compensación extra para las comunidades con lenguas cooficiales, y de "aquellas personas dependientes".

Se crea así lo que se ha denominado como fondo de garantia de servicios publicos fundamentales y se ponderan distintas variables como la dispersión, el envejecimiento, la insularidad, la superficie o la población en edad escolar.

Por último, el nuevo sistema dota de mayor autonomía financiera y corresponsabilidad fiscal a las autonomías, ya que contarán con una mayor capacidad normativa y un mayor porcentaje de impuestos cedidos: el 50 por 100 del IRPF y el IVA, y el 58 por 100 de los Impuestos Especiales.

Salgado concluyó diciendo que "este es el mejor modelo" y que "es el más justo con los ciudadanos".

Críticas del PP

En el turno de palabra del PP, Sáenz de Santamaría recalcó "la falta de consenso" de los dos proyectos de ley que "deberían contar con el acuerdo de todos" para "demostrar a los ciudadanos que hay justicia y equidad". Asimismo, la diputada popular señaló que "la nueva ley tiene menos apoyo que el que consiguió la norma que hoy sigue vigente".

"Los acuerdos alcanzados en julio del 2001 se aprobaron por consenso y lograron a su favor 288 votos; votos contrarios a la entrega de devolución. Este apoyo está muy lejos del de esta norma, motivo suficiente para que el Gobierno reflexione y retire el proyecto de ley", aseveró.

Sáenz de Santamaría se mostró partidaria de que, como dice el refrán, "en tiempos de tribulación no hay que hacer mudanzas", puesto que, estamos en "tiempo de crisis" y recordó a Salgado que hasta "Felipe Gonzalez ha dicho que no es un buen momento", puesto que "justo ahora no se deben incitar disputas entre las comunidades".

"Prometer unos recursos adicionales de 11.000 millones a las comunidades, cuando los presupuestos les recortan 10.000 millones a estas es una tomadura de pelo", dijo la popular, que cree que todo lo que está ocurriendo tiene su origen en un Gobierno que "trabaja de espaldas a la crisis" y que muestra "una clara falta de previsión". A su vez, la portavoz del partido en la Cámara Baja aseguró que "es absurdo aprobar el proyecto teniendo en cuenta que se tienen menos recursos que antes", lo que, según afirmó, "generará expectativas frustradas, irritación generalizada y desconfianza".

Sáenz de Santamaría criticó también la "falta de transparencia de este proyecto", debido a que "no se sabe aún cual va a ser el reparto de los más de 11.000 millones para las comunidades porque la ministra no lo ha explicado". "¿Intenta ocultar alguna situación de agravio comparativo?", preguntó a Salgado, que se mostró sorprendida por la pregunta.

Para concluir su intervención, la popular calificó el sistema de "insolidario", ya que según ella "beneficia especialmente a aquellas comunidades con mayor renta" y "debilita así a la administración central del Estado".

UPyD cree que ha habido un acuerdo político

La líder de UPyD, Rosa Díez, cree que el modelo que se ha aprobado es "producto de un acuerdo bilateral entre el Gobierno y Cataluña". La diputada reiteró en varias ocasiones que el Ejecutivo ha puesto "limites a la igualdad" porque el nuevo sistema dará "más dinero para las regiones que más tienen". "Eso no es solidaridad", afirmó.

Díez dijo que con "este modelo habrá ciudadanos de primera, de segunda y de tercera" y piensa que "el modelo es una oportunidad perdida para establecer algo estable y duradero que no resuelve los problemas del modelo anterior".

Por su parte, el BNG, en la misma línea que Díez, opinó que "la reforma del modelo vigente no resuelve los problemas del anterior y "hace que Galicia pierda posiciones", mientras que para el PNV, que se abstuvo en la votación, se mostró preocupado ante "el peligro de que no haya consenso, ya que no se garantiza así la estabilidad de la norma".

CiU: "Los dos proyectos maltratan a Cataluña"

Para el portavoz económico de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, los dos proyectos de ley "maltratan a Cataluña" e "incumplen el actual Estatuto de esta comunidad", además de que, en su opinión, "castigan y penalizan a las autonomías que realizan un mayor esfuerzo fiscal".

Del mismo modo, el diputado catalán cree que el modelo "es opaco, poco transparente, poco democrático" y "vergonzoso", ya que "aún se desconoce el reparto de recursos a las comunidades".

ERC, contrario a la opinión de CiU

Para el portavoz de ERC en la Cámara Baja, Joan Ridao, "el nuevo modelo desarrolla lo pactado en el Estatuto Catalán" y "la comunidad se ve recompensada por el sobresfuerzo solidario que hace con el Estado".

Para Ridao "este es un modelo más transparente que el anterior, con el que podrá ver lo que se paga y lo que se recibe". El republicano criticó a CiU por no apoyar un modelo que para Cataluña es mejor "que el que la derecha catalana pactó con la derecha nacional" hace ya unos años.

El Congreso rechaza las enmiendas a la totalidad del nuevo modelo de financiación...