sábado 07.12.2019
Pidió que no se difundieran las imágenes

Carmen Calvo se pone el tricornio mientras prepara su asalto a la prensa

La instantánea ha sentado muy mal entre algunos mandos de la Guardia Civil, que califican el gesto como una absoluta falta de respeto.

Carmen Calvo
Carmen Calvo

Con tricornio y una sonrisa. Así prepara Carmen Calvo el asalto a la prensa anunciado tras las polémicas filtraciones de las grabaciones a la ministra de Justicia hechas por el comisario Villarejo. En ellas, Dolores Delgado desvelaba que algunos magistrados habían frecuentado a menores durante un viaje a Colombia, se reía ante el hecho de que el policía hubiera montado un prostíbulo para chantajear a dirigentes políticos o empresariales o llamaba “maricón” a su compañero de partido, el ministro del Interior.

En este sentido, y para salvaguardar a su partido de futuras filtraciones, la vicepresidenta del Gobierno aseguró durante la inauguración de unas jornadas de la Asociación de Periodistas Europeos que "la libertad de expresión no lo resiste todo, no lo acoge todo". Calvo consideró que la UE tendrá que empezar a revisar de forma conjunta la legislación sobre este asunto porque los países miembros necesitan "seguridad". "Están tomando decisiones sobre regulación, es decir, de intervenir; se lo están planteando Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, que están abandonando el famoso eje de que la mejor ley que regula el ámbito de la libertad de expresión y del derecho a la información es la que no existe”, sostuvo.

Según la vicepresidenta, la situación es "tan inquietante que estamos llegando al otro lado de ese dilema" y, en su opinión, el riesgo "ya es tan grande que necesitemos empezar a tomar decisiones que nos protejan”. Para Calvo, "todo tiene límites y los derechos de todos concurren y se pueden practicar porque están limitados. La información falsa sobre la noticia/bulo es rápida y gratis en términos materiales y carísima en términos del peligro que eso alberga para la convivencia y la propia democracia".

Por eso, según Calvo, "no es asumible" que una sociedad libre, diversa y democrática albergue falsas noticias porque "el destrozo son los derechos del otro, y en algunos casos irreparables". La ministra opinó que es el momento de empezar a reconsiderar la situación, "saliendo del dilema regulación o autorregulación". Es decir, que el Gobierno debería limitar este derecho en función de lo que considere que es información o no veraz, un claro atentado contra la libertad de prensa que asociaciones como la FAPE no han tardado en criticar.

La instantánea fue realizada durante el acto de reconocimiento a mujeres guardias civiles, un evento que se enmarca dentro de la semana de homenaje a las agentes de la institución armada en el 30 aniversario de su incorporación al Cuerpo. En el acto, varias agentes han recibido el premio 'Valientes e Iguales', a cargo de la Secretaría de Igualdad.

Fuentes de la Benemérita consultadas por la Guardia Civil han criticado el gesto de Calvo. “Es una absoluta falta de respeto. Marlaska, también presente en el acto, vio que a muchos de los presentes les estaba molestando y no solo no quiso posar él también sino que trató de frenar a su compañera. Tanto fue así que cuando se dio cuenta de la metedura de pata pidió que no divulgaran las fotografías que se tomaron. "Se trataba de poner en valor el papel de la mujer en la Guardia Civil, no de posar con uno de nuestros mayores símbolos como si de una modelo se tratara”, concluyen aireados miembros de la Guardia Civil.