lunes 09.12.2019

Caras de derrota en el PSOE ante el peor resultado de su historia

Pedro Sánchez ha salido a reivindicar el papel de los socialistas en la izquierda española ante sus militantes, aliviados porque han conseguido “salvar los muebles”. “Con todo, somos la primera fuerza política de la izquierda”, ha insistido Sánchez, visiblemente abatido

Pedro Sánchez, en su comparecencia la noche electoral en Ferraz. | PPC
Pedro Sánchez, en su comparecencia la noche electoral en Ferraz. | PPC

La cara de Pedro Sánchez cuando ha salido ante sus militantes lo ha dicho todo. No ha habido ‘sorpasso’ –y esa era la parte que le hacía sonreír en contadas ocasiones durante su discurso- pero el PSOE ha cosechado los peores resultados de su historia. Y esa era la parte que le ha hecho tener los ojos vidriosos y el semblante más que serio cuando ha salido a hablar ante más de una centena de militantes.

“A pesar de los augurios y las dificultades extraordinarias, el PSOE ha vuelto a reafirmar su condición de partido hegemónico en la izquierda”, ha resumido el líder socialista, que ha levantado aplausos y algarabía instantáneos entre unos militantes que respiraban aliviados porque finalmente no hubo ‘sorpasso’. “Con todo, somos la primera política fuerza de la izquierda”, ha insistido Sánchez. 

Sánchez, que ha hablado en una gran sala en el sótano de la sede madrileña, ha salido a la palestra de la noche electoral flanqueado por su equipo más cercano y varios candidatos de la lista de Madrid para reconocer la victoria del PP y echar la culpa de ello a Pablo Iglesias. “Iglesias tuvo la oportunidad de poner fin al gobierno de Rajoy”, se ha lamentado pero “con su intransigencia ha provocado la mejora del Partido Popular”.

Los semblantes de sus adláteres, que han mostrado la unidad del partido formando un gran bloque a las espaldas del líder, también eran un poema agridulce. El alivio porque las encuestas se hayan equivocado y Podemos no haya superado al PSOE ha quedado atrás al darse cuenta de que los 85 diputados que ha conseguido el PSOE son cinco menos que los del 20D, aunque hayan subido ligeramente en votos (el 0,68%) pero consuman el peor resultado de la historia del Partido Socialista. “No estoy satisfecho”, ha resumido Sánchez al final de su intervención, tras la que se ha abrazado cariñosamente al veterano socialista Josep Borrell.

Contención durante la noche electoral

“Hemos salvado los muebles”, se aliviaba un militante socialista que ha estado desde el comienzo de la noche electoral en la sede madrileña de la calle Ferraz mientras se mordía las uñas en espera de la confirmación de unos resultados. “Que nos quedemos como estamos”, decía ya a las 21.30, cuando los datos ya mostraban la tendencia de los resultados finales.

Y posiblemente esa es la sensación que ha habido en los despachos de Ferraz, difícil de adivinar dado que ningún dirigente del partido ha salido a hablar con los periodistas. No ha habido corrillos, ni ‘off the record’. La sensación en los pasillos de la sede del PSOE era de contención, de no querer tener ningún resbalón dialéctico ante lo delicado de la situación.

El cerrojazo ha sido tal que Pedro Sánchez entró directamente en coche al garaje del edificio sin apenas saludar y con la tensión del conteo muy presente. Junto a él, han estado siguiendo los resultados su equipo más cercano: Juan Manuel Serrano, su jefe de gabinete; César Luena, el secretario de Organización del PSOE; Óscar López, candidato al Senado y miembro del Comité Electoral Federal; José Enrique Serrano y Antonio Hernando, portavoz del PSOE en el Congreso.

Pero en Ferraz, solo los socialistas “de base” llenaban poco a poco el vacío de los dirigentes del partido. Expectación, tensión, miradas de unos militantes a otros, que llegaban con cuentagotas a la madrileña sede de Ferraz. De hecho, hasta las nueve de la noche apenas había unos 10 o 15 militantes y, según iba avanzando el conteo, las salas de la sede socialista iban ganando afluencia. “No va a haber ‘sorpasso’”, decía el militante socialista, “estoy convencido”.

Conflicto interno

Los resultados de este 26J abren 'un melón’ a nivel interno que excede las paredes de Ferraz. Los barones más críticos con Sánchez no pueden presumir de resultados en sus respectivas comunidades.

Los datos más sonados son los de Andalucía. De hecho, la pugna a veces contenida pero siempre más que explícita entre Ferraz y Sevilla puede tener sus días contados: los resultados no son buenos en ninguno de los dos sitios.

El PSOE de Susana Díaz ha perdido dos escaños (uno en Sevilla y otro en Jaén) que han ido a parar directamente al PP. También pierde un escaño en Extremadura (en Badajoz) desde donde Guillermo Fernández-Vara atiza de a Sánchez de vez en cuando; otro en la Comunidad Valenciana, feudo del también crítico Ximo Puig, uno más en Canarias y otro en Lleida. 

Sin embargo, en la Comunidad de Madrid, donde la situación del partido es más que delicada, las cuentas salen mejor, sobre todo en votos, donde consiguen aumentar el 2%. Además, Eduardo Madina, uno de los principales oponentes de Sánchez por el poder interno del partido, obtiene el escaño que le negó el 20D.

Con estos resultados, los ‘barones’ territoriales quedan desactivados por el momento, en espera del desarrollo de las negociaciones. El jaleo interno que se presenta en Ferraz es más que impredecible dada la situación. Habrá que ver.

Comentarios