viernes 10.04.2020
ENCUENTRO PRIVADO

Cara a cara tras la polémica por los 'manifestódromos'

Botella y Cifuentes se han reunido para acercar posturas tras la carta que le envió la alcaldesa a la delegada del Gobierno

Crstina Cifuentes y Ana Botella. | EP
Crstina Cifuentes y Ana Botella. | EP

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y la delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, se han reunido este miércoles a puerta cerrada tras la polémica suscitada por la petición de la regidora de la capital de acordar espacios en la ciudad en los que se podrían limitar las manifestaciones, como ocurre en París.

Preguntada precisamente por el planteamiento de la regidora madrileña para regular los lugares para manifestarse en el centro de la capital para proteger los lugares históricos, turísticos y estratégicos, Cifuentes se ha remitido "a la literalidad de lo expresado por la vicepresidenta del Gobierno" en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes.

Soraya Sáenz de Santamaría aseguró que el Ejecutivo central "no está trabajando" en la propuesta de Botella y ha defendido la necesidad de buscar el equilibrio entre quienes se manifiestan y los que no, pero usando los mecanismos ya previstos actualmente a través de la Delegación de Gobierno, con competencias para modificar itinerarios. "Esa es la posición de la delegada del Gobierno", ha dicho este miércoles Cifuentes.

Eso sí, no ha querido dar detalles al ser un encuentro de carácter "privado". "La reunión es de naturaleza absolutamente privada fuera de la agenda oficial y no acostumbro a comentar mis encuentros privados ni con la alcaldesa, ni con el presidente regional ni con ningún otra persona. Si más adelante hay algo más que decir, lo diríamos", ha añadido la delegada.

La comida ha tenido lugar, según fuentes próximas a la delegada, después de la toma de posesión del rector de la Universidad de Alcalá, Fernando Galván.

La propuesta de Botella

La semana pasada Botella anunció que había mandado una misiva a Cifuentes para proponerle acordar espacios para las manifestaciones con tres criterios: los ejes estratégicos de transporte, las áreas de afluencia turística y las zonas históricas.

"El derecho de manifestación se puede y se debe regular", señaló entonces la alcaldesa, quien indicaba que "urge tomar medidas" porque "no se puede entorpecer la movilidad de Madrid de manera frecuente con manifestaciones".

Por su parte, Cifuentes criticó haberse enterado por los medios de comunicación de esta petición y le solicitó que "sus propuestas mediáticas", como la instalación de más cámaras de videovigilancia en el centro de Madrid o la propia de limitación de manifestaciones en algunos puntos de la capital, le lleguen "por los cauces legales".

loading...
Comentarios