Martes 19.03.2019

Cañete y las preguntas filtradas

El candidato del PP se esconde tras medios amigos y un almuerzo informativo con preguntas controladas para pedir perdón y reconocer su desacierto en sus ataques "machistas" a Valenciano

Miguel Arias Cañete en el Siglo XXI de Madrid | Foto PP
Miguel Arias Cañete en el Siglo XXI de Madrid | Foto PP

Tarda cinco días en pedir perdón y cuando parecía que había llegado el momento de enfrentarse a las preguntas de todos los medios de comunicación todo se trunca. O el Partido Popular hace todo lo posible para que así sea. No suele ser habitual que en desayunos o almuerzos informativos se filtren preguntas, pero el de este miércoles, protagonizado por Miguel Arias Cañete, ha sido diferente. Se trataba de la segunda vez que el candidato del PP a las elecciones europeas se enfrentaba a las preguntas de los periodistas tras sus polémicas declaraciones "machistas", pero a diferencia de la entrevista concedida unas horas antes a la Cadena Cope -medio "amigo" del PP-, en esta ocasión el 'popular' estaba expuesto a las preguntas de cualquier medio de comunicación.

Después de una semana huyendo de los focos, era de esperar la expectación que esta intervención iba a generar. Decenas de periodistas se agolpaban este miércoles a las puertas del Hotel Eurobuilding de Madrid para recibir al candidato 'popular', el encargado de protagonizar el almuerzo informativo organizado por el Club Siglo XXI en la capital española. Y todo estaba milimétricamente controlado para que no hubiera ninguna sorpresa. Tanto, que incluso se han llegado a filtrar las preguntas más controvertidas de la jornada.

El susto no fue pequeño. Después de la última entrevista que Cañete concedió a Antena 3, en la que el candidato 'popular' -para justificar su flojera durante el debate televisivo mantenido con la socialista Elena Valenciano- aseguró que debatir con una mujer es "complicado" porque al mostrar "superioridad intelectual" uno puede dar la impresión de que es "machista", los 'populares' no cuentan con más cartuchos en la retaguardia. En todo momento, su equipo de comunicación hizo todo lo posible por mantenerle alejado de la primera línea de fuego. Como habitualmente se hace con Mariano Rajoy. Pero estamos en campaña electoral y la exposición plena es inevitable.

De hecho, el efecto logrado fue el opuesto. A medida que pasaban los días y el candidato del PP anulaba todas las entrevistas previamente pactadas, la polémica lejos de menguar, aumentó a pasos agigantados. Y ni siquiera la sobreexposición de su 'número dos', Esteban González Pons, valió en esta ocasión. Finalmente, Génova se dio cuenta de que estaba errando en la estrategia y este miércoles organizó la jornada del 'perdón'. Claro que rodeado de "amigos". A primera hora una entrevista en la Cadena Cope, donde el candidato del PP aprovechó su presencia en un "medio de gran audiencia" -así justificó Cañete su asistencia a este medio y no a otros como El País o La Ser- para pedir "perdón" por sus polémicas palabras. "Pido disculpas si alguien se ha sentido ofendido con mis comentarios", zanjó Cañete, que podría perder la posibilidad de ser comisario si la queja del PSOE prospera en Europa, donde ya hay varios medios de comunicación que ya se han hecho eco de esta polémica.

El PP cambia las reglas de un almuerzo informativo

Aunque éste no ha sido el único encuentro del 'popular' con los medios de comunicación. Por si a alguien le parecía poco la entrevista mañanera, Génova cerró este martes a última hora un encuentro en el que podrían participar todos los medios de comunicación: un almuerzo informativo en el Club Siglo XXI. Pero muy diferente a los que hasta el momento habían tenido lugar. Lo normal en este tipo de cita informativa hasta la fecha era que los invitados o periodistas presentes levantaban la mano y preguntaban sin ningún tipo de problema. Pero este miércoles las reglas cambiaron. El formato elegido fue el propio de los desayunos informativos que habitualmente suelen organizar Europa Press y Nueva Economía Fórum, es decir, preguntas por escrito que al final de la intervención del invitado lee el moderador.

Aunque en esta ocasión, el PP también impuso reglas propias. Las preguntas no se leyeron de manera literal, sino que el moderador las agrupó en temáticas. ¿La justificación? que el numero de preguntas formuladas eran tantas que era imposible leerles todas. Así, llegó el turno de la cuestión controvertida y el moderador no la pudo ventilar mejor: "Respecto a la polémica de los últimos días sobre las acusaciones que se le han hecho por machista, ¿algo qué decir?". Cañete ya tenía el terreno allanado. No han acudido muchos compañeros -sólo la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el ministro de Educación, José Ignacio Wert-, pero tampoco ha hecho falta. El ambiente era claramente favorable al PP. "Los hechos desmienten la imagen equivocada de machista que algunos quieren dar de mí", ha dicho Cañete, arropado por un acalorado aplauso de los suyos. Y el ejemplo que ha puesto es que su mano derecha en el ministerio de Agricultura, Isabel García Tejerina, ha sido su sustituta al frente del Departamento. "Los hechos son mejores que las palabras, pero algunos utilizan en campaña cualquier falta de acierto en la forma de expresarse", se lamentó el candidato del PP.

Comentarios