lunes 16.12.2019
ENCUESTA DE SAVE THE CHIDREN

Uno de cada cuatro españoles sufrieron discriminación de niños

En la mayoría de los casos fueron discriminados durante su infancia por motivo de género: mujeres que fueron excluidas por el hecho de ser niñas

Uno de cada cuatro españoles sufrieron discriminación de niños

Casi una cuarta parte de los adultos españoles asegura haber sufrido algún tipo de discriminación durante su infancia, por cuestión de género, etnia, religión, discapacidad física o mental, frente al 40% a nivel mundial, según una encuesta realizada por la organización Save The Children en 18 países.

De los españoles encuestados, el 23% confesó haber sido discriminado cuando era niño, en la mayoría de los casos, por motivo de género, es decir, mujeres que consideraron que fueron excluidas por el hecho de ser niñas.

A nivel mundial, 4 de cada 10 adultos dicen haber sufrido discriminación y de ellos, la mitad afirma que esto afectó negativamente a su acceso a la educación y un 35%, que le dificultó el acceso a los servicios de salud básicos.

El porcentaje de discriminación durante la niñez aumenta en África y Asia hasta un 58% y un 45%, respectivamente. Con esta encuesta, realizada a más de 18.000 personas, Save The Children investiga por primera vez el impacto de la discriminación en las oportunidades en la vida de los ciudadanos.

Además de esta encuesta, dentro de la campaña 'Hasta el último niño', la organización ha publicado un nuevo informe que revela que de los 16.000 niños que mueren cada día en el mundo por causas que se pueden evitar, un porcentaje "demasiado alto" pertenece a grupos de niños excluidos que son "sistemáticamente ignorados por las administraciones".

Según la ONG, 400 millones de niños menores de 13 años viven en extrema pobreza en el mundo, los mismos que son discriminados por su etnia o religión; tres de cada cuatro niños refugiados en edad escolar no van a la escuela; uno de cada diez vive en un país en conflicto; y los que sufren alguna discapacidad tienen entre tres y cuatro veces más posibilidades de sufrir violencia física y sexual o abandono.

Save the Children señala a diferentes responsables de estas situaciones, tanto en los hogares, como en el ámbito local, nacional e internacional. La ONG hace especial hincapié en los niños que viven en medio de conflictos y piden a la comunidad internacional esfuerzos por lograr la paz y construir instituciones fuertes en estas zonas para que los menores puedan acceder a los servicios básicos.

La organización también destaca casos concretos de discriminación en el mundo, como el de Sierra Leona, donde el 40% de las mujeres que mueren durante el embarazo o al dar a luz son adolescentes a las que, por otra parte, tampoco se les permite ir a la escuela ni presentarse a los exámenes; o el de Nigeria y Tanzania, donde el 39% y el 37% de las mujeres, respectivamente, se casan antes de cumplir 18 años.

Además, en Líbano, más de 200.000 refugiados sirios en edad de estudiar no tienen acceso a la educación. Lo mismo ocurre en Jordania, donde hasta un 43% de los 200.000 menores sirios que acoge están fuera de la escuela. El conflicto en Irak ha afectado a la escolarización de más de 3 millones de niños. También en relación con la educación, el informe revela que en China, una tercera parte de los menores con discapacidad no completa los estudios obligatorios.

Mientras, en la región india de Bihar, donde las castas reconocidas representan el 59% de la población en situación de pobreza, el 94% de los niños y niñas no son inscritos al nacer, lo que les impide acceder a servicios vitales porque carecen de documentos que acrediten su nacimiento. Otra causa de discriminación es el género o la orientación sexual. Así, por ejemplo, en Tailandia, el 56% de estudiantes de secundaria gays, lesbianas, transexuales o bisexuales dicen haber sufrido bulling por este motivo.

Por su parte, los menores indígenas de Canadá están quedando "postergados" en comparación con el resto del país, y sufren bajos ingresos familiares, bajas tasa de desempeño escolar, mala calidad del agua y altas tasas de mortalidad infantil y de suicidio.

Ante estas realidades, la organización invita a los líderes mundiales a comprometerse en asegurar tres garantías básicas: una financiación justa con el fin de que los servicios básicos sean financiados de manera sostenible y sean gratuitos para todos; igualdad de trato para todos los niños y niñas; y rendición de cuentas por parte de los responsables de la toma de decisiones.

"La actitud del público y de los gobiernos, así como ciertas leyes, deben cambiar. Es imprescindible tomar medidas para reconocer que los niños excluidos existen y para prestarles los servicios a los que tienen derecho. Si no lo hacemos, será imposible que toda la niñez sobreviva y se desarrolle. Ni siquiera en los países más ricos", explica el director general de Save the Children, Andrés Conde.

El informe 'Hasta el último niño' se engloba en la campaña que Save the Children llevará a cabo los próximos tres años para garantizar que 15 millones de niños en situación de exclusión en el mundo tengan acceso a la sanidad y a una educación de calidad y asegurar su supervivencia.

Comentarios