lunes 30.03.2020

Brufau califica de "agua pasada" el conflicto con Sacyr y pide un debate sobre los blindajes

El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, aseguró hoy que el "ruido externo" sobre el "aparente conflicto" con Sacyr es "agua pasada" y que las partes han decidido "pasar página", como pudo apreciarse en el consejo de administración de ayer, en el que se aprobó un recorte del dividendo del 19% "sin discusión" y "por unanimidad". Durante una rueda de prensa en la sede de la petrolera, Brufau negó que haya habido "disensiones" en el consejo de administración ni "pactos" con el principal accionista para resolver las diferencias acerca de la gestión de la compañía.

"Ha habido mucho ruido externo sobre Repsol, cosa que no es buena. Creo que es agua pasada, hoy el Consejo está unido", afirmó Brufau, que señaló que la reunión de ayer, en la que el Consejo aprobó por unanimidad recortar un 19% el dividendo total con cargo al 2009, es un ejemplo de cómo los consejeros son capaces de unir intereses por el bien de la petrolera.

Aseguró que los tres representantes en el consejo de Sacyr aprobaron el dividendo sin "discutir absolutamente" porque entienden que todo el mundo debe hacer "su parte de sacrificio" dado el adverso contexto.

Por "responsabilidad", si el resultado cae, el dividendo también debe de caer, dijo Brufau durante la presentación de las cuentas del 2009, en el que la compañía ganó un 39% menos por la caída de los precios del crudo y de los márgenes de refino.

"Veo en los accionistas y en los consejeros independientes una voluntad clarísima de aunar esfuerzos para tirar todos juntos del barco", aseveró Brufau, que aseguró que se siente con "mucha fuerza" para seguir al frente de la gestión de la petrolera.

Brufau consideró que el conflicto, que también salpicó a La Caixa (segundo accionista con el 14%), ha sido más aparente que real, lo que atribuyó a los medios de comunicación, a pesar de reconocer posteriormente que quizá tenía algún "sustrato real".

Explicó que los representantes de Sacyr siempre han votado a favor en los acuerdos del consejo, por lo que consideró que lo que realmente ha habido es una "apariencia de enfrentamiento" y que "nos hemos pasado un poco desde un punto de vista externo". En cuanto a La Caixa, Brufau aseguró que siempre se ha sentido apoyado por la entidad.

Sobre este último aspecto, aseguró que Repsol tiene "una mejor plantilla que la del Real Madrid. No me planteo nombrar un consejero delegado porque en Repsol hay responsables de operaciones, de negocios y directores corporativos de primer nivel", señaló.

Brufau ironizó acerca de su continuidad como presidente de la compañía. "Depende de si hago caso de lo que dicen y de si hago caso mirándome en el espejo. Me veo con mucha fuerza para continuar gestionando esta casa, pero otra cosa es cómo me vean los demás. Cuento con el mejor equipo directivo, y por eso la vida se me hace muy facil, hasta el punto de que cualquiera puede dirigir esta compañía, hasta yo", bromeó.

Por otro lado, Brufau pidió "un debate sereno y reflexivo" acerca del posible levantamiento de blindajes en sociedades cotizadas, después de recordar la importancia "geopolítica" de empresas como la que preside y de considerar necesario discernir "si se responde a intereses minoritarios o a quienes quieren controlar compañías sin lanzar una OPA".

El presidente de la petrolera defendió su coherencia al negar que en el pasado, en su etapa como directivo de La Caixa, se haya mostrado "en contra de los blindajes", y al mismo tiempo calificó el levantamiento de limitaciones de voto como "tema muy importante que cambia algo las reglas de juego de las empresas españolas".

Si bien dijo no tener "nada a favor ni en contra de los blindajes", precisó que "hay empresas como Repsol, Telefónica e Iberdrola, o bancos, que son geopolíticamente muy importantes y hay que evitar que alguien pueda controlar las sociedades no acudiendo a una OPA pública".

"Si con un 20 o un 30% se pueden controlar todos los órganos, creo que no es adecuado porque sustraemos a los minoritarios su derecho frente a los mayoritarios", añadió, antes de recordar la importancia de "alguna limitación de voto" para que las empresas familiares pueden seguir controladas por sus fundadores.

Brufau sostuvo además que "si cae el resultado hay que recortar el dividendo por responsabilidad", y dijo que el grupo tiene como objetivo "la máxima retribución al accionista dentro de la máxima disciplina financiera".

"Hemos reducido el dividendo, pero se ha reducido menos que el beneficio", constató el directivo, después de indicar que, tras la caída en un 39% de las ganancias, el pay out del 2009 se situó en el 66%, muy por encima del 50% del 2008.

Para el próximo ejercicio, el dividendo podría aumentar "si el margen de refino vuelve a crecer" y esta circunstancia se traslada al beneficio. "Creo que el año será mejor que éste en términos de variables objetivas", añadió.

loading...
Brufau califica de "agua pasada" el conflicto con Sacyr y pide un debate sobre los...