sábado 07.12.2019

Brasil y la UE darán forma a una asociación estratégica transatlántica

Brasil y la Unión Europea (UE) celebrarán hoy en Río de Janeiro una cumbre en la que intentarán dar forma a una asociación estratégica transatlántica, idea lanzada el año pasado para profundizar la cooperación entre las partes. En la II Cumbre Brasil-UE el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se reunirá con una delegación formada por su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, que ejerce la presidencia semestral del bloque, por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y por el comisario de Justicia, Libertad y Seguridad de la UE, Jacques Barrot. Según la Cancillería brasileña, la cumbre "representa un momento de particular importancia en la profundización de las relaciones" entre las partes puesto que "será adoptado el Plan de Acción de la Asociación Estratégica", que servirá de base para el diálogo y la cooperación bilateral.

Dicha asociación fue lanzada en la I Cumbre Brasil-UE celebrada en julio del año pasado en Lisboa y las partes consideran que ha llegado la hora de darle forma a esa iniciativa.

La cumbre, de medio día de duración, abordará asuntos como la crisis financiera, el cambio climático, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y la inmigración, según informaron fuentes comunitarias en Bruselas.

El Plan de Acción que será lanzado hoy contiene propuestas concretas en las áreas de promoción de la paz y de la seguridad por medio del fortalecimiento del sistema multilateral, así como de la asociación económica, social y ambiental, señaló el Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería brasileña, en un comunicado.

Igualmente incluye la promoción de la ciencia, la tecnología y la innovación; de la cooperación regional y triangular en beneficio de países en desarrollo y del intercambio en las áreas de educación y cultura, agrega el texto.

"La fluidez de la relación y la coordinación política (...) entre Brasil y la UE adquieren relevancia mayor en el actual contexto de crisis financiera y de aumento global de la demanda energética y alimentaria", señaló la Cancillería.

La crisis financiera será uno de los asuntos destacados de la cumbre como quiera que Brasil, al igual que Francia, forman parte del G-20, que reúne a las mayores economías del mundo, tanto desarrolladas como en desarrollo, y que coordina los esfuerzos para llevar a cabo una reforma del sistema financiero mundial.

Además de la afinidad política, Brasil y la Unión Europea tienen una sólida relación económica marcada por el crecimiento del comercio y de las inversiones de los países de la UE en el gigante suramericano.

Entre enero y noviembre de este año el intercambio comercial Brasil-UE fue de 77.000 millones de dólares, lo que supone un incremento del 26 % en comparación con el mismo período del año pasado y equivale al 22 % del total del comercio del país.

Hasta noviembre las exportaciones de Brasil para la UE sumaron 43.190 millones de dólares, mientras que las importaciones procedentes del bloque europeo fueron de 33.808 millones de dólares, lo que produjo al país suramericano un superávit de casi 9.383 millones de dólares, según el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio.

En cuanto a la inversión directa de los 27 países de la UE en Brasil, fue de 18.400 millones de dólares el año pasado, lo que equivale al 54,6 % del total, según datos del Banco Central.

Dada la intensa relación económica, en paralelo a la Cumbre se celebrará hoy el II Encuentro Empresarial Brasil-Unión Europea, al cual está previsto que asistan también Lula, Sarkozy y Barroso.

Por la noche, una vez concluya la cumbre, el presidente francés, su esposa, Carla Bruni, y Lula asistirán a un acto cultural para el lanzamiento del Año de Francia en Brasil.

Sarkozy cerrará sus actividades oficiales el martes con una visita a Brasil, para lo cual volverá a reunirse con Lula en Río de Janeiro.

Brasil y la UE darán forma a una asociación estratégica transatlántica