lunes 21.10.2019

Beteta afirma que la tortura de las cifras hace que "un catalán valga lo que dos madrileños"

El consejero de Economía y Hacienda de Madrid, Antonio Beteta, lamentó los términos en los que se aprobó ayer el nuevo modelo de financiación autonómica porque es perjudicial para España, y puso como ejemplo que "ha habido que torturar mucho las cifras" para que "un catalán valga lo que dos madrileños". Así lo afirmó Beteta al término del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el que el nuevo modelo de financiación recibió la luz verde.

Beteta lamentó que se aprobase el texto remitido por el Gobierno "a pesar de las inconsistencias que tiene", como así lo pusieron de manifiesto los consejeros de Economía y Hacienda de las comunidades gobernadas por el PP e, incluso, varios comentarios "negativos" de algunas regiones dirigidas por los socialistas.

Durante su intervención ante el Consejo, Beteta denunció que no se haya puesto sobre la mesa "ni una sola cifra", y aseguró ante los representantes del Gobierno y del resto de autonomías que era "incomprensible" que en el reparto de fondos por parte del Ejecutivo "un catalán valga dos madrileños".

"Que hay más dinero sobre la mesa es verdad, pero no se reparte de modo justo ni equitativo; que ha habido tortura estadística es un hecho, porque para conseguir que un catalán valga lo que dos madrileños ha habido que torturar mucho las cifras; que la Comunidad de Madrid, cuyos ciudadanos son los que más impuestos pagan, sea la única que, en este sentido, sigue estando por debajo de la media, es algo intolerable", criticó.

Desde su punto de vista, que se den estos hechos es consecuencia del "pago político" al que se ve sometido el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para lograr estabilidad parlamentaria en el Congreso de los Diputados, donde, según Beteta, requiere los votos de ERC.

"Y eso es lo que explica el sistema de financiación, que no era una necesidad, sino simplemente el pago de una política que hoy (por ayer) vamos a hacer realidad todos los españoles con un mal sistema que no beneficia a nadie, que no garantiza la suficiencia dinámica y que va a penalizar a las comunidades que pretendan seguir bajando los impuestos, como la Comunidad de Madrid", prosiguió.

Sin embargo, el consejero madrileño confió en que en los siguientes trámites por los que tendrá que pasar el nuevo modelo, su aprobación en las Cortes generales o en las comisiones mixtas bilaterales de cada comunidad, por ejemplo, se pueda "corregir algo".

Sobre por qué, a pesar de todas sus críticas, la Comunidad de Madrid decidió no votar en contra del modelo, Beteta reiteró que su voto es una "abstención crítica", y dejó claro que si no votó en contra es porque existía una orden expresa de la dirección nacional del PP para que todas las comunidades "populares" se abstuvieran. "Lo puedo decir más alto, pero no más claro", insistió.

De no haber recibido esa indicación, agregó, Madrid hubiera votado en contra del modelo porque es "malo, perjudicial para España y atentaba contra principios constitucionales".

En cualquier caso, aseguró no sentirse "contrariado" por haber tenido que abstenerse porque su opinión crítica con el sistema "consta igual en el acta" de la reunión y los ciudadanos de la Comunidad de Madrid "saben que su Gobierno va a seguir defendiendo sus intereses siempre y en todo lugar".

Beteta afirma que la tortura de las cifras hace que "un catalán valga lo que dos...