jueves 12.12.2019
EL 67% DE LOS TITULADOS TRABAJAN COMO BECARIOS

Arranca la temporada de becarios

España es el segundo país de Europa con más becarios-titulados, pero también se sitúa como el país que peor paga a sus becarios. El 70% no cubre las necesidades básicas con su sueldo, aunque el 83% valora de una forma positiva su experiencia en prácticas

La contratación de becarios sube en verano.
La contratación de becarios sube en verano.

“Becarios no, nunca más”. Esta célebre frase fue pronunciada por el periodista deportivo Josep Pedrerol en el antiguo programa Punto Pelota. Pero la realidad de nuestro país abofetea la petición del presentador catalán. España es el segundo país europeo, sólo por detrás de Eslovenia, donde son más frecuentes los becarios-titulados. Además, ocupa el primer puesto entre los Estados donde los becarios están peor pagados: el 70% de los empleados en prácticas no pueden cubrir sus necesidades básicas con su sueldo.

La llegada del verano significa para muchos trabajadores las tan ansiadas vacaciones. Pero para otros el calor es sinónimo de trabajo, sobre todo para los estudiantes en su último año de carrera. Éstos son contratados por grandes y pequeñas empresas para cubrir el periodo vacacional de su plantilla. Los estudiantes renuncian a sus días de descanso para introducirse en un mercado laboral cada vez más competitivo. El objetivo de todos ellos es dejar un buen sabor de boca en la compañía e incluso 'luchar' por conseguir un contrato fijo.

En España, el 67% de los jóvenes titulados trabajan como becarios, según datos de la OCDE y de la Comisión Europea, y alargan la "experiencia" hasta los 35 años. De éstos, el 56% es becario-titulado una vez, y otro 11% repite la experiencia de hacer prácticas pese a estar graduado una segunda o incluso una tercera vez. Aunque suene contradictorio, desde la OCDE alaban el elevado número de personas que son formadas en las empresas, pero advierten de que existe "el riesgo de que se abuse de este modelo". En otras palabras, hay un temor a que el número de becarios supere en las empresas a la plantilla con un contrato fijo. Esto puede ocurrir por dos premisas: la mejor preparación de los estudiantes y el bajo coste que supone contratar un becario para las empresas.

"Hay riesgo de que se abuse de los becarios"

El estereotipo del chico de prácticas que se dedicaba a hacer fotocopias y a traer cafés ha desaparecido por completo. Ahora los becarios salen mejor preparados y realizan funciones de responsabilidad dentro del organigrama de la compañía. Hecho éste que no se refleja en su sueldo porque el 70% de ellos afirman "no cubrir sus necesidades básicas". El bajo, y en algunos casos nulo, sueldo que perciben los becarios es la gran ventaja con la que cuentan las empresas para realizar este tipo de contratos. Además, en la mayoría de los casos exigen poder firmar un convenio con la Universidad para beneficiarse de las ventajas que esto supone.

becadosEl dato que más preocupación suscita en la Comisión Europea es que sólo el 33% de los jóvenes en prácticas son contratados por la empresa y además los poco que lo consiguen son temporales o a tiempo parcial. A pesar de todo, el 83% afirma que las prácticas fueron útiles. Aunque la utilidad en la mayoría de los casos se encuentra de una manera autodidacta según datos de la OCDE. Sólo el 79% de los encuestados ha contado con un tutor o mentor dentro de la empresa que les guiara y les enseñara el mundo laboral. Este porcentaje está muy por debajo de la media europea que si sitúa en un 91% y más aún de nuestros vecinos portugueses que encabeza este apartado con un 96%.

"Necesito la ayuda de mis padres" 

Miguel Hernández, un becario natural de canarias pero afincado en Madrid, asegura que "necesita" la ayuda de sus padres para poder llegar a final de mes porque con su sueldo "no llega" para poder pagar el alquiler, el agua, la luz y la comida. La remuneración económica que percibe a penas supera los 420 y euros y su contrato finaliza a mediados de Julio. Desde la empresa ya le han trasladado que no contarán con él una vez finalice su contrato y además le han pedido que "forme" a su sustituto. Es decir, el becario forma a otra becario y la empresa sigue ahorrando costes. Pablo Fernández, un chico en prácticas en el sector de la comunicación, trabaja "ocho horas" cuando su contrato de prácticas es de "sólo cinco". Su sueldo es de 300 euros y lejos de pagarle las horas extras desde la empresa, alardean de "estar mostrando" la realidad laboral. A pesar de todo, Pablo está "contento" y no pierde "la esperanza" de poder formar parte de la plantilla una vez finalice su contrato.

"Trabajo ocho horas y debería hacer sólo cinco"

Pablo Benítez, un joven en prácticas en el área administrativa, es "la segunda" vez que realiza prácticas en una empresa. Pablo pertenece a ese 11% de personas que repite experiencia con la esperanza de conseguir un contrato laboral fijo. Desgraciadamente, tendrá que acogerse al dicho de a la tercera va la vencida, porque en esta segunda ocasión tampoco ha conseguido el deseado contrato.

Izaskun Zubeldia, una becaria del sector publicitario, muestra la cara positiva de estos contratos en prácticas. Comenzó en diciembre del pasado año y desde el primer momento fue una más de la plantilla. Toma decisiones de "mucha responsabilidad" y su sueldo es de 500 euros. Trabaja "siete horas" y dispone de "una para comer". Además tiene derecho a vacaciones y a dos días libres al mes. Recientemente, la empresa le ha renovado su contrato a pesar de no poder firmar un convenio con la Universidad. La compañía le ha pagado "de su bolsillo" un curso para que pudiera renovar y le han "prometido" revisar sus condiciones pasados seis meses. Aunque no se hace "ilusiones", cree que al final terminará "consiguiendo" un contrato fijo.

Becarios ilustres

Pero cuidado con el trato que se dispensa al becario. Y es que, en muchas ocasiones éste puede convertirse de la noche a la mañana en tu jefe. Spielberg fue el protagonista de uno de estos casos. El afamado director se 'coló' como becario en Universal gracias a un amigo de la familia que trabajaba en la empresa. Se coló literalmente, ya que no tenía permiso para usar los estudios, pero aun así rodó su primer corto en ellos, Amblin. Los directivos de Universal quedaron tan impresionados con la cinta que le ofrecieron un contrato de siete años, convirtiéndose en el director más joven contratado por el estudio.

Otra que también pasó por la becaría fue Oprah Winfrey. Antes de ser la única milmillonaria afroamericana, Oprah Winfrey fue becaria en una cadena de televisión de Tennessee, donde acabó presentando las noticias. Dejó este empleo para actuar en El color púrpura, del ya mencionado exbecario Steven Spielberg. Por este papel fue candidata al Óscar a la mejor actriz secundaria.

La comunicación y la tecnología, sectores 'estrella'

La crisis ha afectado a muchas áreas, pero una de las más afectadas ha sido la comunicación. Este sector ha notado un descenso en sus ingresos por el declive del papel y por el gran número de medios digitales gratuitos. Por este motivo, periódicos, radios y productoras no dudaron en contratar un gran número de becarios para suplir la multitud de despedidos producidos durante los años de recesión económica. 

En definitiva, un contrato en prácticas es algo que puede ser muy beneficioso o convertirse en una pesadilla y una frustración para el estudiante. Todo depende de cómo se utilice el contrato y del trato de la empresa. Aunque las ganas por triunfar y por abrirse paso en el la selva del mundo laboral vencen a cualquier adversidad o contratiempo que se presente en el camino. Palabra de becario.

Comentarios