jueves 09.07.2020

Los bancos centrales, partidarios de una salida gradual de las medidas adoptadas por la crisis

Cada vez son más los partidarios de retirar las ayudas extraordinarias de los países para combatir la crisis de forma ordenada y evitar un nuevo colapso si se hiciera de forma brusca. Este lunes han sido los bancos centrales de los países más industrializados del mundo (G10) quienes consideraron necesaria dejar gradualmente las medidas especiales adoptadas para hacer frente a la crisis económica y financiera. Así lo dijo el presidente del Banco Central Europeo (BCE) y portavoz del G-10, Jean-Claude Trichet este lunes, tras una reunión en la ciudad suiza de Basilea, donde se encuentra la sede el Banco de Pagos Internacionales (BPI). Trichet añadió que los bancos centrales del G-10 han visto una mejora en los mercados y que no llevaron a cabo una discusión especial sobre los tipos de cambio.

El presidente del BCE hizo hincapié en que gracias a las medidas extraordinarias que aplicaron los bancos centrales y los gobiernos lograron "estabilizar la situación" y "evitar una depresión".

Desde el inicio de la crisis financiera, en agosto de 2007, los bancos centrales han introducido liquidez extraordinaria en los diferentes mercados de dinero para evitar una escasez de liquidez.

A su vez, las entidades monetarias han bajado los tipos de interés de forma radical con el fin de impulsar el crecimiento económico.

Todavía hay algunos asuntos a los que los que las autoridades monetarias deben prestar atención, como el desempleo, debido a su repercusión en la confianza, y los desequilibrios fiscales, por sus efectos en la confianza y en los mercados financieros, según Trichet.

Los bancos centrales del G-10 están convencidos de que "en las circunstancias presentes permanecen los riesgos, aunque estén equilibrados".

Bajo los auspicios del Banco de Pagos Internacional (BPI) los bancos centrales del G-10 y de algunas economías emergentes se reúnen bimestralmente para analizar la economía global.

Los países miembros del G-10, grupo que está integrado en realidad por once países y concentra el 85 por ciento de la economía mundial, son Alemania, Bélgica, Canadá, EEUU, Francia, Italia, Japón, Países Bajos, Reino Unido, Suecia y Suiza, este último se unió en 1984.

Compromiso del G20

Este fin de semana los ministros de Finanzas del G-20 también se comprometieron a mantener los estímulos a la economía hasta que se afiance la recuperación.

Al término de su tercera y última reunión de este año, en la localidad escocesa de Saint Andrews, los ministros y gobernadores de los bancos centrales del Grupo de los 20 (economías ricas y emergentes) constataron que la recuperación económica en el mundo es "desigual" y aún "depende del apoyo" político. Tanto el ministro británico de Economía, Alistair Darling, como el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, destacaron en su rueda de prensa final que hay que mantener las incentivos y ayudas a la economía para evitar socavar la recuperación.

Los bancos centrales, partidarios de una salida gradual de las medidas adoptadas por la...