Martes 16.10.2018
El edificio es propiedad del banco

El Banco Santander fue casero cuatro años en Miami de una empresa de Villarejo

A través de Cenyt, su principal empresa en España, el comisario se hizo con la parte mayoritaria de Emerlink, que tiene la sede social en el mismo edificio que el Banco Santander.

Villarejo y sus empresas en Florida
Villarejo y sus empresas en Florida

El entramado financiero de Villarejo y sus socios incluye una treintena de sociedades, con un capital de 25 millones de euros, así como más de 90 inmuebles, según los investigadores. Algunas de ellas, tal y como desveló Estrella Digital, se ocultaban tras un complicado sistema de testaferros en países como Uruguay, República Dominicana o Panamá. Sin embargo, el comisario en prisión extendió sus tentáculos más allá y desembarcó en el país más poderoso del mundo: Estados Unidos.

Así, a través de Cenyt, su principal empresa en España, se hizo con la parte mayoritaria de Emerlink, una empresa que abrió en 2007 y cerró cuatro años más tarde, precisamente cuando Villarejo comenzó a disolver parte de sus mercantiles en el exterior y trasferir los fondos a España. Durante los años de vida de esta compañía estadounidense, no tuvo apenas actividad.  Sin embargo, no eligió cualquier sede para ubicar su empresa: estaba en el 1401 de Brickell Ave, la calle principal del distrito financiero, concretamente en el edificio propiedad del Banco Santander y donde tiene su sede en Miami.

screen_shot_2017-10-17_at_1.06.18_pm

Testa, filial de patrimonio del grupo Sacyr Vallehermoso, vendió a Santander Global Property (SGP), sociedad del grupo Santander, este edificio en 2008, cuando Villarejo ya controlaba Emerlink, por un importe de 114 millones de dólares, unos 73,5 millones de euros. Sacyr había comprado este edificio en marzo de 2006 por un importe de 61 millones de dólares (unos 40 millones de euros).  Es decir, que al menos durante más de tres años, el Banco Santander fue el casero del polémico comisario. Y para más inri dentro de su propia sede en Miami.

Consultado por este medio, el Banco Santander ha explicado que, pese a que el edificio es de su propiedad, su sede está registrada en la suite 1500, mientras que la de Emerlink se encuentra en la suite 320, por lo que, aseguran, la sede social no es estrictamente la misma. Además, se han querido desvincular de cualquier actividad relacionada con los negocios de Villarejo y, más todavía, con cualquiera vinculado a sus actividades ilícitas.

No es la primera vez que el Banco Santander aparece vinculado al entorno del comisario jubilado. Para encontrar el vínculo hay que remontarse al conocido caso del Pequeño Nicolás. A finales de 2014 Francisco Nicolás Gómez Iglesias fue detenido por falsedad documental y estafa, entre otros motivos, por una mediación en la venta de un inmueble en la provincia de Toledo, haciéndose pasar por un enviado de la entonces vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría.

El procesamiento de esta operación se vio enturbiado por la filtración ilegal de una grabación en la que el comisario de Asuntos Internos de la Policía Nacional, Marcelino Martín-Blas, y otros agentes del cuerpo y del CNI, tanteaban la posibilidad de pinchar el teléfono del Pequeño Nicolás. Esta filtración fue presuntamente realizada por Villarejo para proteger a Adrián de la Joya, amigo íntimo suyo y co-administrador de la finca toledana junto a Javier Martínez de la Hidalga, ex-directivo del Banco Santander. Este último mantuvo varias reuniones con el Pequeño Nicolás por los contactos que este decía tener con altos cargos del Ministerio de Exteriores y del Banco de Guinea Ecuatorial.

Al parecer, Martínez de la Hidalga acudió al Pequeño Nicolás para solicitar un crédito de 20 millones a la entidad guineana y sacar a la venta la finca. La investigación judicial puso en una situación muy comprometida a Martínez de la Hidalga, lo que inquietó a Adrián de la Joya, quien contrató los servicios de Villarejo para ocultar, además, que la finca fue adquirida en los noventa por Mario Conde con dinero proveniente del desfalco de Banesto. Según los investigadores, Conde habría adquirido el inmueble con la finalidad de blanquear capitales y De la Joya y Martínez de la Hidalga servían como pantalla a través de un complejo societario y financiero.

No obstante, las conexiones entre el Santander y Villarejo no se limitan a Adrián de la Joya. En 2010, el entonces Jefe Superior de Policía de Madrid, Carlos Rubio, dejó la Policía para fichar como jefe de seguridad del Banco Santander. Rubio, fue señalado en 1996 como uno de los coordinadores del famoso "informe Veritas", en el que se acusaba a Garzón, entre otras cosas, de inducción a la prostitución, y que habría sido encargado por el departamento que llevaba el ministro Juan Alberto Belloch a un inspector de Policía, José Villarejo. En dicho informe, habrían participado 20 inspectores, coordinados por el comisario de Barcelona, esto es, Carlos Rubio, que se habría llegado a presentar en persona en el hotel Novotel con el arrepentido del "caso Al Kassar", Abu Siad, para que le facilitara información sobre el entorno de Garzón. No obstante, solo fueron cesados, por orden el entonces DAO y ahora Secretario de Estado de Defensa Ángel Olivares, tres inspectores jefe: Ramón Lillo, José Villarejo y Enrique García Castaño.

Rubio vio comprometida su carrera tras este episodio. No obstante, años más tarde, José Antonio Alonso rescató a Carlos Rubio nombrándole jefe Superior de Policía de Cantabria a finales de 2004. Rubalcaba le ascendió, designándole para llevar la Jefatura Superior de la Comunidad valenciana en octubre de 2007, para traérselo definitivamente a Madrid nueve meses después con igual cargo.

Se desconoce por el momento si Emerlink, la empresa estadounidense del comisario habría servido también para fines ilícitos. Sin embargo, llama la atención que esta empresa jamás presentara cuentas anuales y que utilizara el mismo testaferro que en las demás empresas vinculadas a Villarejo en Miami: Harold Garber. De esta forma, este nombre aparece también como agente de Stuart Mckenzie, cerrada por el número dos de Villarejo, Rafael Redondo, apenas una semana después de abandonar la cárcel, tal y como desveló en exclusiva Estrella Digital.