sábado 19.10.2019

La Banca considera que la política de recobro seguirá siendo estratégica tras la crisis

Varios representantes de la banca española consideraron este jueves que las políticas de recobro que han tenido que poner en marcha por el aumento de la morosidad seguirán siendo estratégicas una que vez finalice la crisis. Así lo puso de manifiesto el director del Área de Análisis y Seguimiento del Riesgo de Crédito de La Caixa, Jordi Ibern, y el director de Planificación y Estrategia Corporativa de la Caja Rural de Cuidad Real, Javier Blasco. Ambos directivos hicieron esta consideración durante la celebración de la jornada "Recobro estratégico, clave para afrontar la morosidad" organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y Experian.

Además, todos los ponentes coincidieron en que las entidades bancarias han tenido que aumentar sus políticas de gestión de cobros durante la crisis, unas estrategias que quedaron olvidadas desde la última recesión.

Ibern manifestó que le gustaría pensar que dentro de varios años, una vez haya finalizado la crisis económica, la política de recobro siga siendo estratégica y añadió que los nuevos modelos económicos exigirán avanzar en la medición de riesgos.

Añadió que las políticas de gestión preventivas son más importantes que las de gestión de morosidad.

Blasco aseguró que la situación económica que atraviesa España es "realmente complicada" y abogó por gestionar anticipadamente los problemas de morosidad que puedan llegar dotando a los gestores de riesgo las herramientas adecuadas.

El responsable de Sistemas de Riesgo del Banco Pastor, Fernando Álvarez, explicó como en los últimos años la política de recobro "perdió la atención" de las entidades por la baja morosidad existente.

Añadió que, en su opinión, este tipo de políticas dejará de tener importancia una vez haya pasado la crisis, ya que "lo que prima en las entidades financieras, dijo, es la cuenta de resultados y los recursos disponibles de destinarán a otros cauces".

La Banca considera que la política de recobro seguirá siendo estratégica tras la crisis