domingo 08.12.2019

La asesora de Granados declara ante el juez por el espionaje a Ignacio González

Victoria Cristóbal, actual concejala de Majadahonda, compró un piso al constructor de confianza del exconsejero de Interior

La asesora de Granados declara ante el juez por el espionaje a Ignacio González
La asesora de Granados declara ante el juez por el espionaje a Ignacio González

Victoria Cristóbal, actual concejala de Relaciones Institucionales en el Ayuntamiento de Majadahonda y asesora de Francisco Granados mientras éste fue consejero de Interior de Madrid, declaró el pasado 17 de enero en el juicio del seguimiento a Ignacio González que lleva el Juzgado de Instrucción nº 47 de Madrid. Cristóbal, que fue acusada por La Gaceta de encargar a la agencia de detectives 'Método 3' el seguimiento a Colombia del actual presidente de Madrid, Ignacio González, negó ante el juez que haya sido la jefa de prensa de Francisco Granados.

Sin embargo, Cristóbal sí que trabajó desde el 15 de febrero de 2008 en la Consejería de Interior mientras Granados fue consejero. La actual concejala de Majadahonda compró entonces un piso a Ramiro Cid Sicluna, constructor cuya una de sus empresas tramitó la licencia de obra de una casa de 1.700 metros cuadrados que el exconsejero Granados pretendía comprarse en una de las zonas más exclusivas de Valdemoro. Además, la empresa Obras y Vías de Cid Sicluna, a la que Cristóbal compró la vivienda, también construyó el ático con el que se hicieron en 2002 el entonces alcalde de Valdemoro, Francisco Granados y su esposa. No son las únicas relaciones que Granados ha tenido con este constructor. Cuando en 2006 alguien prendió fuego a un Mini que tenía el exconsejero, se supo que el vehículo estaba a nombre de la constructora, Grandes Locales de Negocios S.L., otra de las empresas de Ramiro Cid.

Aún así, Victoria Cristóbal quiso desligarse en su declaración del presunto espionaje a Ignacio González y aseguró que nunca ha estado en una suite del Hotel Intercontinental de Madrid. Según publicó el diario La Gaceta el pasado mes de diciembre, las vigilancias "fueron encargadas por María Victoria Cristóbal, exjefa de prensa de Francisco Granados, en la reunión mantenida en el verano del 2006 en una suite de la planta ejecutiva del Hotel Intercontinental". Según este mismo medio, en la reunión estuvieron presentes dos constructores de Valdemoro, Victoria Cristóbal, Francisco Marco, director general y propietario de 'Método 3', y Antonio Tamarit, director de esta agencia en Madrid.

Cristóbal, a pesar de declarar ante el juez que no conoce a los detectives privados, sí aclaró que una prima suya está casada con el hermanastro del propietario de 'Método 3', Francisco Marco. A pesar del parentesco familiar, la concejala negó ante el juez haber encargado "un informe para desacreditar a nadie".

Según las últimas informaciones de la investigación sobre este presunto espionaje, la constructora Servicios Logísticos Inmobiliarios SL pagó 58.000 euros a 'Método 3' por investigar las actividades de Ignacio González. Esta empresa está domiciliada en la casa de los padres del constructor David Marjaliza. Como publicó Interviú en 2009, varias sociedades de Ramiro Cid Sicluna se entrelazaban a su par con las de Marjaliza.

Victoria Cristóbal declaró que sabía que estos dos constructores tenían relación con Francisco Granados, aunque desconocía si la empresa de Marjaliza contrató a la agencia de detectives 'Método 3'.

Francisco Granados, de espionaje en espionaje

Éste es el segundo caso de espionaje en la Comunidad de Madrid que sitúa al senador Francisco Granados en una posición delicada.

La declaración de la semana previa a la Navidad ante la juez del Guardia Civil José Oreja en el caso del espionaje político de Madrid señalaba que Francisco Granados conocía que se estaba ordenando desde la Comunidad espiar a Manuel Cobo y Alfredo Prada y no hizo nada. Dos meses antes, el 18 de octubre, el imputado José Manuel Pinto declaraba ante la misma magistrada que Francisco Granados habría dicho en julio de 2010 y delante de tres testigos que el autor de los partes era el entonces subdirector de seguridad de la Comunidad de Madrid, Miguel Castaño.

Dos versiones que se contradicen con las palabras del propio Granados del 14 de abril de 2010: "Esos espionajes no se produjeron". "El Gobierno ni ha ordenado, ni ha producido, ni ha amparado ese tipo de hechos".

Algo que jamás se atrevió a decir en sede parlamentaria, donde mentir es delito, durante la semana que duró la comisión de investigación para esclarecer el caso. Sin embargo todos los altos cargos que desfilaron antes que él negaron con solemnidad haber ordenado, amparado, conocido o participado en el espionaje a políticos.

La asesora de Granados declara ante el juez por el espionaje a Ignacio González