lunes 06.07.2020

AENA espera que la normalidad vuelva a medianoche con el centro de control operativo

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) confiaba en que la situación en los aeropuertos canarios se normalizase antes de la medianoche del domingo, después de que fuese sido reabierta la sala central del Centro de Control de Canarias, afectada más de nueve horas por un fallo eléctrico. Según informaron fuentes de AENA, este Centro de Control aéreo operaba ya con toda su capacidad después de la avería que sufrió la mañana del domingo y que afectó a la operatividad de los aeropuertos canarios. No obstante, de acuerdo con las mismas fuentes, se mantenían los retrasos en los vuelos, que en algunos casos superaron una hora de espera, aunque se preveía que a medianoche se recuperase la normalidad.

Los aeropuertos canarios tenían este domingo programados 939 vuelos y muchos de ellos se vieron afectados por los retrasos ocasionados por esta avería.

El fallo eléctrico se produjo por la mañana del domingo a las 10.30 horas y fue solventado 20 minutos después, si bien durante ese intervalo de tiempo no pudieron salir 43 aviones que tenían previsto despegar desde los aeropuertos canarios.

Además, las conexiones que en ese intervalo de tiempo tenían previsto partir con destino a Canarias tuvieron que ser retrasadas y también se vio afectado el tráfico aéreo hacia Sudamérica, dado que, por su situación geográfica, el espacio aéreo canario es paso obligado de todo tránsito que circula entre Europa y América del Sur, así como parte del que lo hace al Caribe y Centroamérica.

Las fuentes explicaron que en el aeropuerto Tenerife Sur se registraron hasta cuatro horas de retrasos en vuelos internacionales, mientras que en Tenerife Norte los más afectados son los nacionales.

Sin embargo, los interinsulares arrastraron retrasos no superiores a los 20 minutos.

En Tenerife Norte se produjo una cancelación de un vuelo con destino a Madrid y otro con Gran Canaria, en tanto que un avión de la compañía Naysa, que iba a La Palma, tuvo que volver a Tenerife Norte tras intentar dos veces el aterrizaje, aunque, según AENA, esta incidencia no se debió a esta avería ni a ningún control sobre el tráfico aéreo.

Las fuentes indicaron que seis controladores se incorporaron de forma voluntaria a su puesto en el centro de control, con sede en Gran Canaria, para poder recuperar cuanto antes la normalidad en el tráfico aéreo.

AENA espera que la normalidad vuelva a medianoche con el centro de control operativo