Jueves 24.01.2019
Durante el juicio han pedido hoy disculpas al militar perjudicado

Dos acusados admiten 1,5 años de cárcel por agredir a un militar en Palma

Dos acusados de un delito de odio, atentado y lesiones por agredir a un comandante de las Fuerzas Armadas en el Borne de Palma han admitido hoy los hechos y se han conformado con una petición de condena de 1 año y 6 meses de prisión, que se suspenderá a condición de que no delincan e indemnicen a su víctima

Los dos acusados han pedido hoy disculpas al militar perjudicado, durante el juicio que se ha celebrado ante la sección segunda de la Audiencia de Palma, en el que acusaciones y defensas han alcanzado un acuerdo de conformidad. Ambos han manifestado además que esperan no volver a involucrarse en ningún hecho similar.

En virtud de dicho acuerdo, los dos acusados han admitido los hechos y se han conformado con las penas que la Fiscalía y el abogado del militar han pedido para ellos: 1 año de prisión y 540 euros de multa por un delito contra los derechos fundamentales y las libertades públicas (de odio); 6 meses de prisión por atentado y 270 euros de multa por lesiones.

Por el delito de odio, han admitido también la inhabilitación para oficio educativo, deportivo y de tiempo libre durante 1 año y medio.

Además, se han mostrado de acuerdo en indemnizar a la víctima con 9.000 euros entre los dos, de forma solidaria.

Las defensas de los dos acusados han solicitado la suspensión de las penas de prisión, algo a lo que las acusaciones no se han opuesto, por lo que previsiblemente la condena de cárcel les será suspendida por un plazo de 3 años, a condición de que no vuelvan a cometer ningún delito y abonen íntegra la indemnización en cuestión de 2 años.

Los hechos ocurrieron el 10 de marzo de 2017 por la mañana, cuando el comandante, vestido con el uniforme reglamentario, salía de una sucursal bancaria en el Borne y los dos acusados, "puestos de acuerdo para actuar juntos, y por la actividad militar representada y desempeñada por el perjudicado", empezaron a hacerle fotos riéndose, algo que él les recriminó, según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía.

Tras encararse y contestarle que hacían las fotos que les salían "de los cojones", uno de los acusados agarró al perjudicado por el cuello y le dio puñetazos en el mentón al tiempo que el otro también le golpeaba por todo el cuerpo.

Según el fiscal, la agresión se produjo mientras le decían, "con intención vejatoria relacionada con consideraciones ideológicas por su condición de militar", expresiones como: "Sois unos fachas", "te voy a matar" y "os creéis que estáis en los tiempos de Franco".

Arrojaron al militar contra un banco de piedra y luego contra unos contenedores, y no pararon de agredirle hasta que intervinieron unos transeúntes. El perjudicado los siguió para no perderlos de vista, mientras seguían gritándole amenazas.

El militar sufrió policontusiones y hematomas de los que tardó 98 días en curar. A consecuencia de la agresión sufre secuelas como dolor subescapular postraumático que le impide realizar las pruebas físicas anuales de su profesión así como la actividad de educación física y defensa personal. 

Comentarios