Lunes 16.07.2018
La extradición condicionada de Puigdemont

Los acusados del 1-0 quieren usar el aval alemán para salir ilesos de la rebelión

La Audiencia de Schleswig-Holstein descoloca al juez Llarena y a la fiscalía al negar la existencia de rebelión y facilita al soberanismo un potente argumento jurídico de defensa por si el Supremo no rectifica

Carles Puigdemont en una imagen de Archivo.
Carles Puigdemont en una imagen de Archivo.

No hubo rebelión,  para la justicia alemana. Por lo tanto Carles Puigdemont no podrá ser juzgado en España por este delito. La estrategia diseñada con sigilo y minucioso detalle por el catedrático procesalista, Jaime Alonso Cuevillas, ha salido redonda. Redonda para los intereses del soberanismo en el contencioso que mantiene con el estado español y, en particular, con su estructura judicial.

La Audiencia de Schleswig-Holstein no ve rebelión y si acepta la extradición  de Puigdemont por malversación, el delito por el que la guardia civil se desgañita buscando, incesante, argumentos probatorios que acrediten este delito como si supieran o barruntaran que, probablemente, Alemania, Bélgica y Escocia, no iban a ver por ninguna parte la rebelión y tendrían que asirse a la malversación para salvar la cara.

Europa, la clave

“El supremo no rectificará. Ha ido demasiado lejos en sus posicionamientos jurídicos contra los investigados, tanto Llarena como la sala. Veremos, sin embargo, que hace la nueva fiscalía de María José Segarra cuyo perfil, legalista y garantista, se aleja del tono talibán del malogrado Maza o de Melgar. Pero no esperemos demasiados cambios. La clave de lo sucedido en Alemania es de mucho más amplio recorrido en el tiempo. Es munición de primera magnitud para la defensa de los investigados  a partir del previsible recurso que se acabe presentando dentro de años en del Tribunal Europeo de derechos humanos contra la sentencia inevitable”.

Con esta claridad se ha manifestado en declaraciones a este medio un magistrado del Tribunal Supremo, de los pocos que, en el alto tribunal, mantuvieron una posición critica o escéptica respecto a la corriente mayoritaria que avalaba la línea dura de Maza, Marchena y Llarena contra Puigdemont y el resto de disputados o ex consellers.

Unos si, otros no

Fuentes jurídicas consultadas por este medio aseguran que la decisión de la Audiencia alemana (que ha sido recurrida ante el tribunal supremo de aquel país, lo que ha paralizado, de momento, la extradición de Puigdemont), elimina (cuando sea firme) la posibilidad de que el ex presidente sea juzgado por rebelión en España. No así, aunque parezca incongruente, respecto al resto de imputados. “¡Qué paradoja! ¿no?. Para el jefe de la banda no habrá delito y para el resto, si. Increíble”, dice este magistrado.

Fuentes próximas a las defensas de los imputados confirman que, efectivamente, el argumento de la Audiencia alemana será el hilo conductor de sus recursos inmediatos aunque saben que el partido se va a luchara (quizá a ganar) en Europa y en el último minuto.

Comentarios