domingo 08.12.2019

800 Antifascistas recuerdan a Carlos Palomino 12 años después de su muerte

Más de ochocientos antifascistas se han concentrado esta tarde junto a la estación de Metro de Legazpi para recordar a Carlos Palomino, el joven de 16 años que murió apuñalado el 11 de noviembre de 2007 a manos de un militar de ideología fascista

800 Antifascistas recuerdan a Carlos Palomino 12 años después de su muerte

Previamente, los participantes han recorrido el Paseo de las Delicias desde la Glorieta del Emperador Carlos V hasta la boca del Metro de Legazpi situada junto a la Plaza Beata María Ana de Jesús bajo el lema "Carlos vive, la lucha sigue. El mejor homenaje será siempre continuar la lucha".

Durante el recorrido, han coreado consignas como "Carlos, hermano, nosotros no olvidamos", "No pasarán", "Madrid será la tumba del fascismo", "Ninguna agresión sin respuesta", "Fuera fascistas de nuestros barrios" o "No, no, nazis no, nazis no".

Los asistentes portaban pancartas con la imagen del adolescente asesinado junto a la consigna "ni olvido ni perdón" por su muerte.

Junto a la estación de Metro de Legazpi, se ha leído un comunicado, se ha guardado un minuto de silencio y se ha depositado un ramo de flores en memoria de Carlos Palomino.

"Nos encontramos en un escenario de preocupación por el auge de la extrema derecha. Pero nosotros, el Madrid antifascista, sabemos bien que la extrema derecha no llega con Vox, sabemos que nunca se fue en este régimen heredero del franquismo", ha destacado la joven que ha leído el texto.

Hoy, "doce años después del asesinato de nuestro compañero y amigo, seguimos en la lucha, por él, por su recuerdo, por el de todos y todas las caídas en la lucha contra el fascismo", ha subrayado.

En el acto también ha intervenido la madre del joven asesinado, María Victoria Muñoz, quien ha apuntado que se avecinan tiempos "difíciles y complicados" y ha hecho un llamamiento a "no decaer" en la lucha antifascista.

La manifestación y la concentración han motivado la interrupción de la circulación en dos carriles del Paseo de las Delicias, así como la presencia de varias dotaciones de la Policía Nacional y de la Policía Municipal.

Carlos Palomino fue apuñalado mortalmente en un vagón del metro en la estación de Legazpi por el joven soldado de ideología fascista Josué Estébanez, a quien en 2009 la Audiencia Provincial de Madrid le condenó a veintiséis años de cárcel por la muerte de Carlos Palomino.

La Audiencia Provincial concluyó que Estébanez era el autor de este asesinato con la circunstancia agravante de motivación ideológica, una sentencia que el Tribunal Supremo confirmó en 2010.

El tribunal consideró probado que Estébanez asesinó a Palomino cuando se dirigía a una manifestación convocada por el grupo de extrema derecha Democracia Nacional, tras encontrase con un grupo de jóvenes de estética antifascista que iban a boicotearla. 

Comentarios