lunes 6/12/21

La UCO niega presiones y coacciones al presunto sicario del caso Ardines

Un agente de la UCO de la Guardia Civil que participó en la investigación del asesinato del concejal de IU en Llanes Javier Ardines ha rechazado que el presunto sicario Djilali B. fuera "presionado" o "coaccionado" 

uco2

Un agente de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que participó en la investigación del asesinato del concejal de IU en Llanes Javier Ardines ha rechazado este martes que el presunto sicario Djilali B. fuera "presionado" o "coaccionado" a la hora de declarar, lo que ha motivado que el procesado le haya interrumpido a gritos en varias ocasiones hasta que el magistrado le ha expulsado de la sala.

El testimonio del agente en la quinta sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial por el asesinato ha tenido momentos de tensión cuando el presunto sicario ha interrumpido al agente en tres ocasiones para rebatirle.

El agente ha incidido en que las acusaciones de Djilalli B. son "mentira" y ha defendido que la UCO siempre trabaja desde la más estricta legalidad y en ningún momento se le presionó.

“Va usted de bueno y no es así", le ha replicado el acusado mientras negaba insistentemente con la cabeza cuando abandonaba dando voces la sede judicial custodiado por un agente de la Policía Nacional.

En su testimonio, el agente de la Sección de Homicidios, Secuestros y Extorsiones de la UCO ha añadido que no consta en las actuaciones ni una sola denuncia por presiones en su declaración y ha recordado que el letrado que le representa es el mismo que le asistió tras su detención.

El agente ha ratificado que en los calabozos de todas las dependencias de la Guardia Civil hay cámaras de vigilancia, por lo que en el caso de que entendiera que hubo alguna irregularidad podrían haberlas pedido, ya que se conservan durante un mes.

En la quinta sesión de la vista oral con jurado popular que se desarrolla en la Audiencia Provincial de Oviedo siguen declarando los agentes que participaron en la investigación del crimen cometido el 16 de agosto de 2018 en las inmediaciones de la vivienda del concejal en la parroquia llanisca de Belmonte de Pría. 

Comentarios